es
  • Image 01

    ¡Descubre sensaciones completamente diferentes!

  • Image 02

    ¡Atrévete a cumplir tus fantasías más perversas!

  • Image 03

    ¡Encuentra a un amante que logre complacer tus deseos!

  • Image 04

    ¡Conoce los fetiches más secretos de las personas!

  • Image 05

    ¡Entra a un mundo lleno de erotismo y sensualidad!

  • Image 06

    ¡El camino al placer sólo depende de ti!

Blogs del usuario

Resultados de la búsqueda del tag: "bdsm honduras"
clubCalabozoBDSMCR

A continuación, veremos las diferentes personalidades de los Dominantes que integran el estilo de vida BDSM. Hay que tomar en cuenta que no todos encajan perfectamente con cada una de estas clases y tal vez, nos encontremos identificados con algunas de las características de cada uno. 

 

El Macho/Hembra Alfa:

 

Esta persona tiene una absoluta confianza en sí misma, y eso no es malo, lo malo es cómo utiliza esta característica personal tan codiciada por muchos/as y cómo reacciona cuándo esa confianza, por alguna razón, desaparece.  Siendo así, cuando ésta desaparece o simplemente nunca estuvo intenta, por todos los medios, que no sea visible.

 

Es un/a seductor/a nato y no tiene reparos en utilizar todo su carisma para conseguir atraer a quien se proponga,  fundamentalmente  para  saciar  un  capricho  fugaz  que pocas veces fructifica en algo a medio/largo plazo.

 

Usualmente, no reconoce sus defectos y si lo hace es para mostrarse menos egocéntrico de lo que realmente es, esto con el fin de ganarse la confianza de los demás. Se cree con derecho a considerarse el/la mejor y bajo esa premisa hará lo que crea necesario para mantener sometida a otra/s persona/s a sus pies, es así que con ese objetivo es muy fácil que sus maneras y argucias caigan en actos deshonrosos o de ética claramente discutible.

 

Aunque exteriormente haga ver que le hacen gracia las actitudes rebeldes y contestatarias, en realidad le irritan ya que necesita aglutinar todo el protagonismo sobre sí mismo/a. Sin embargo, no se conforma con cualquier persona sumisa-pasiva y apocada; a su lado necesita a alguien de similar inteligencia a la suya y lo suficientemente atractiva físicamente como para resultar la envidia de otros Dominantes. Una persona que se cree una ganadora siempre desea el mejor premio y con frecuencia cambia de sumisa/o cuando tiene a la vista a “alguien mejor”. En contrapartida suelen ser los más atrayentes e intensos y, por si fuera poco, cuidan al máximo su imagen.

 

El Dom perezoso: 

 

Este tipo de Dominante sería feliz si encontrase una “máquina para azotar” que  le  librase  del  esfuerzo  de  hacerlo  personalmente.  En  casa  suele  ser desordenado y poco aseado, disfruta, especialmente, teniendo a un/a sumiso/a doméstico/a para ese tipo de labores.

 

No es riguroso con su aspecto físico y tampoco con el de los demás, porque disfruta de la apatía y de la calma como pocos. Aunque tiene gala ser un hedonista refinado también terminará por manifestarse como alguien relajado en sus costumbres y con tendencia a la inactividad.  

 

Es  poco  proclive  a  imponer  normas  severas  o  rutinas  diarias porque le supone tener que supervisar que se cumplan. En contrapartida suele ser alguien bastante afectuoso y tolerante, de alto nivel cultural y don de gentes. 

 

El practicante ocasional: 

 

Habitualmente  es  alguien  casado/a  e infrecuentemente  proclive  a  mantener  relaciones  vinculantes  con  la  persona sumisa. Prefiere tener encuentros una vez a la semana, o un par de veces al mes y, para cada encuentro, estudia concienzudamente las técnicas que requiera la sesión  que  tenga  en  mente.  

 

Tiene  más  interés  en  considerarse  el  mejor practicante  de  algo  en  concreto  que  de  mantener  un  estrecho  vínculo  con cualquier persona sumisa.  Siendo así, este tipo de Dominante es denominado ‘Dominante del maletín’, propone en un tiempo récord realizar una sesión y viaja a cualquier lugar para llevarla a cabo. Con ellos resulta realmente difícil resultar lastimado, ya que saben lo que hacen dentro de la actividad elegida, pero no ofrecen mayor profundidad.

 

Suelen delegar, en la parte sumisa, la responsabilidad de buscar a terceras personas y enfatizan, especialmente, el compartir gastos cuando la “relación” se prolonga en el tiempo.

 

Finalmente, desaparecen, casi como por  encanto,  cuando  la  parte  sumisa  comienza  a  dar  señales  de  frustración emocional o cuando encuentran a alguien geográficamente más próximo. 

 

DaddyDom/MommyDommes 

 

Suelen  ser  personas  de  edad  madura,  muy  amables  y  afectuosas, interesadas en personas muy jóvenes que asuman el rol de hijas o hijos, como la extensión de un incesto positivo.

 

Suelen mimar, proteger, enseñar con paciencia e incluso malcriar a las personas a su cargo, pero, de alguna manera, se  ven  afectados  por  los  complejos  de  Electra/Edipo  de  la  otra  persona  y terminan  siendo fácilmente  manipulables.

 

Contrariamente  a  los  anteriores tipos de Dominantes no encuentran en el comportamiento de su sumisa/o algo hiriente, dado que asumen que el amor/odio es intrínseco al tipo de relaciones que prefieren y habitualmente saben protegerse emocionalmente. Los Daddy’w y Mommy’s son Mentores/Protectores por excelencia, pero en muchas ocasiones su  deseo de proteger puede conducir a que la contraparte sumisa se  sienta  obligada  a  ofrecer  algo  a  cambio,  y  a  que ellos/as no rechacen lo “inaceptable” con la firmeza necesaria. Prefieren relaciones donde la sinceridad y la confianza sean primordiales y, con el paso del tiempo, cuando la relación ya no existe, se convierten en el mejor consejero. Por desgracia, también son proclives a las multi-relaciones y a formar “familias” puramente sexuales, del mismo modo tienen tendencia a practicar un BDSM de baja intensidad.

 

El Master ­o La Mistress ([email protected]

 

Este tipo de Dominante suele esperar algo más de quien se le somete. En comparación con los anteriores, prefiere una relación en la que el/la esclavo/a acepte sus normas y sus preferencias, con escaso margen para modificarlas. Literalmente, desea a alguien que haga y pase por cualquier cosa, por él/ella.

 

Podría sentirse igualmente feliz con una sirvienta doméstica o con una persona sumisa altamente bien entrenada dado que lo que más le interesa es la especialización, en lugar de alguien ‘bueno para todo’.

 

Acepta, sin titubeos, asumir cualquier tipo de responsabilidad y es muy posesivo con las personas a su cargo, pero nadie más puede tomar decisiones. Se caracteriza por preferir relaciones estrictas y sólo aceptará lo mejor de la persona sumisa, a la cual terminará por conocer mejor que ella misma.

 

Suele ser alguien muy curioso (especialmente con el pasado de los demás), carece de complejos y tienen tendencia al perfeccionismo. Este tipo de persona mira más allá del aspecto físico porque el aspecto mental le atrae más que cualquier otra cosa.

 

Ha investigado con profundidad el BDSM y sabe qué hacer con la mayoría de “juguetes” aunado a ello cuando encuentra novedades no duda en probarlas en sí mismo/a para conocer,  con  exactitud,  el  efecto  que  causan,  antes  de  probarlas en/con  otras personas.

 

Suele dedicarse a aconsejar o enseñar de manera altruista, no obstante se siente más a gusto con personas ya iniciadas. Aunado a todo lo anterior este tipo de Dominante antepone la honorabilidad de sus actos por encima del hedonismo o el narcisismo y suele practicar el BDSM de más alta intensidad. 

 

Los/as Sádicos/as

Poco  se  puede  explicar  sobre  este  tipo  de  Dominantes.  Para  estas personas  el  dolor  es  la  base  de  sus  juegos,  en  el  BDSM.  

 

Dentro  de  esta tipología pueden encuadrarse tanto los de sadismo moderado como extremo. Establecen tanto relaciones ocasionales como altamente vinculantes con personas  en  concreto.  Cuando  se  trata  de  alguien  con  experiencia  son meticulosos hasta lo indecible por saber qué umbrales de dolor acepta la otra persona y en el caso de sádicos mentales, suelen ser personas muy inteligentes y observadoras.

 

Finalmente, este tipo de Dominante generalmente posee altas dosis de autocontrol, lo que le convierte en un “torturador” exquisito y refinado.  

 

Dioses Menores 

 

Este tipo de Dominante exige ser tratado como un dios en su casa y adorado como  tal.  Muchos  de  ellos  son  ritualistas  y  tienen  actividades  claramente definidas, en gran parte, basadas en la gratificación de su ego.

 

El acto sexual con estas personas tiende a ser unidireccional: la deidad recibe la adoración y el deber de quien se somete es ante todo complacer, sin pensar en sí misma/o.

 

Son personas muy afines a crear complejos y detallados escenarios, decorados según la temática que elijan: gótica, vampírica, mitológica, oriental, etc. y sus aficiones vainillas se enfocan a estas temáticas también.

 

Finalmente, suelen ser imaginativos, misántropos y en ocasiones, solitarios, sin embargo no pasan desapercibidos en el mundo convencional, ni por su imagen ni por sus actitudes. 

 

Osos

 

Este apelativo se destina, únicamente a hombres, Dominantes y homosexuales, involucrados en el movimiento ‘leather’ (cuero), por lo que no son exclusivos del BDSM; también se encuentran en el mundo motero, por ejemplo. Son fetichistas del cuero y suelen tender a acentuar una imagen de hipermasculinidad, acompañada de mucho vello. Dominan a los hombres con tendencias femeninas, con los que sacian sus elevados apetitos sexuales, aunque algunos también son bisexuales. 

DomOctavio H

Ayer se escribió aquí, sobre las sensaciones de una de las partes del juego, así que no sería de justicia, pasar a otro tema sin escribir algo, sobre la parte que falta.

 

¿Qué sensaciones obtiene el spanker de su rol?, es una buena pregunta, que  ignoro el motivo, pero es bastante tabú, cuando se habla o escribe sobre el tema, supongo que la imposición de lo políticamente correcto también ha hecho mella, incluso en la intimidad. Pero partimos siempre de la idea, que estos tipos de juegos, son consensuados entre dos adultos, por lo tanto cualquier otra consideración sobra. ¿Cuál es el motivo, entonces?, mi opinión es que de nuevo los prejuicios, de nuevo la gente que no conoce el juego o incluso que lo conoce un poco, pero no ha entrado o no ha querido entenderlo del todo, juzga al spanker, como sádico, que se excita provocando dolor o humillación, de nuevo nada más lejos de la realidad, estoy convencido que incluso entre la gente “vainilla”, la idea de dar o recibir unos azotitos, en plan preliminar, les pone a la gran mayoría y también estoy segurísimo que a la inmensa mayoría de spankers, la cantidad o intensidad de los azotes ,no es motivo de mayor o menor excitación. Entonces, ¿qué es?, pues en mi opinión, es todo el juego en sí, es toda la gama de sensaciones que produce, que alguien se ponga en tus manos voluntariamente, que por decirlo de algún modo te ceda la responsabilidad, sentir esa confianza y esa entrega es algo especial y mágico, que en mi modesta opinión puede ir mucho más allá, que una simple fantasía de tipo sexual. La posición del spanker, puede parecer a priori la posición fácil dentro del juego, nada más lejos de la realidad y en ciertos aspectos del juego lo es, pero en otros es la posición difícil, cuando alguien decide, darte esa licencia, la de en cierto modo cederte el control, la responsabilidad también es grande, te está diciendo que confía ciegamente en ti y esa confianza y entrega debe ser correspondida, esto es una vía de doble sentido, donde confianza se paga con confianza y entrega se paga con entrega, debes observar, intuir, anticiparte en cada momento, debes interpretar todos los códigos y mensajes, algunos evidentes otros no, que tu compañeros de juego te va a dar en cada momento, debes escuchar, comprender, ser cómplice  y a la vez saber imponerte, saber decir basta, cuando así se te está pidiendo, hay alguien que confía en ti, confía en que vas a ser capaz de darle, lo que te pide, si lo consigues, te pagara con su entrega, con su confianza y con muchas cosas más.

 

El objetivo es simple, que cuando se juegue, por un momento, el tiempo se pare, no exista nadie ni nada más en el mundo, que spanker y spankee. Una vez alguien que me dijo, que no entendía el rol spanker, que el suyo(es spankee), era mucho más divertido, que las sensaciones, se las llevaba ella, me llevo mucho rato y paciencia explicárselo y a día de hoy lo sigue pensando, pero menos, incluso a veces se ha puesto en mi piel, eso deberíamos hacer todos de vez en cuando, ponernos en la piel del otro, quizás así, los prejuicios serian menos.

 

Hay una frase del pensador húngaro Thomas Szasz, que resume en pocas palabras, lo que he querido explicar, si alguien se anima a pensar un poco sobre ella aplicada al juego, seguro que saca sus propias conclusiones “Un maestro debe tener la máxima autoridad y el mínimo poder”.

DomOctavio H

Hasta ahora, todo lo que se ha escrito en este blog, ha sido plasmado a través de manos de spanker, pues ha llegado el momento de escribir también con los ojos de spankee.

 

Digamos que hasta ahora ha escrito como lobo a partir de ahora va empezar a escribir también como caperucita.

 

Para quien lea esto y no tenga experiencia en el juego o lo desconozca totalmente, es fácil caer en el error, en el estereotipo, que quien asume el rol spankee en el juego, es alguien, con poca personalidad, sin autoestima….nada más lejos de la realidad ,incluso me atrevería a decir que es precisamente todo lo contrario, dentro del rol spankee hay personas de todo tipo, extrovertidas, introvertidas, término medio….pero en la mayoría de los casos hay una coincidencia, caracteres fuertes, personas que por las circunstancias que sean, han asumido responsabilidades ,suelen ser personas que arriesgan ,luchadoras, hechas a sí mismas, personas que en su vida académica, laboral, familiar, social serian todo lo contrario a un rol sumiso, como es en cierto modo con todos los matices que queráis el rol spankee y quizás es debido a eso a que suelen personas acostumbradas a tirar de carro, que jugando se transformen, confíen en alguien, que les haga sentir todo lo contrario ,les haga sentir lo que es ceder el control, delegar esa responsabilidad, dejarse llevar, guiar, fluir, que les haga sentir vulnerables ,pero que a la vez sientan como son cuidados, corregidos y protegidos ,que les  haga controlar ese orgullo o que les permita ser irresponsables, saltarse las normas y deberes que nunca se saltan, que por un momento toda esa carga de hacer lo correcto, se convierta en un simple juego, en definitiva buscar un momento de libertad, ser libre jugando a ser, lo que no se puede ser. ¿A qué os suena?

 

Mariposa.

 

“Los prejuicios son la razón de los tontos” Voltaire.

DomOctavio H

No soy muy amante de mecanizar y esquematizar las fantasías, las fantasías son lo que su nombre dice y en lo posible hay que dejar, lo máximo a la imaginación a la improvisación a la variedad y evitar a toda costa la monotonía, pero este juego entre adultos, si tiene un componente de ritual, de protocolo, que es parte del juego en sí. Una vez alguien me dijo, que el juego casi siempre seguía un esquema o mejor un ritual, de 5 pasos, que solía repetirse, sin que eso lo convirtiera en algo aburrido y bien pensado tenía razón, voy a describir esos 5 pasos a ver que os parecen.

 

El primer paso, sería el de establecimiento del juego, es un paso importante, es el afirmar ahora estamos jugando ya, en este paso, se suelen pactar unas normas, unos protocolos, unos límites, algunos específicos, otros más abstractos, se acepta el juego y se empieza a jugar, es también el momento de advertir, de jugar con la posibilidad del que podría pasar, si no se cumple lo pactado, de jugar con la amenaza de las consecuencias, de empezar a provocar a ignorar….

 

Pasemos al segundo paso, cruzar limites, hemos aceptado el juego, sus condiciones, lo tenemos claro, jugamos con los limites, hasta que se cruzan, es el momento de empezar a actuar, de los regaños, de afirmar lo que va a pasar(imaginen, salir de casa un día para ir trabajar, todo el día por delante, a sabiendas de lo que va a pasar, por la noche),porque otra de las cosas buenas, es que estas fases, pueden durar 5 minutos o semanas, dependiendo de muchos factores, imaginen teniendo que apuntar las faltas cometidas en una libreta, libreta que se leerá en presencia del spanker, al cabo de unas semanas  y hacer un pequeño calendario en una cartulina y tener que enganchar un adhesivo verde o rojo en cada día, dependiendo del comportamiento, para cuando llegue el momento analizar si el número de puntos rojos, supera a los verdes, este tipo de juegos, pueden contribuir a mantenerlo vivo, en el tiempo y la distancia, hasta que llegue el momento de pasar a la siguiente fase

 

Que sería el castigo propiamente dicho, este pasa, pues quizás sea el que menos tenga que decir, las variables son muchas, depende de muchos factores, del conocimiento mutuo, de la confianza, de la entrega, del si se han pactado limites o no, de los estados de ánimo….da para escribir mucho, lo haré en futuras entregas.

 

El cuarto paso lo llamaremos el de le reflexión, de después del castigo, el de acabar de entender que el castigo ha sido inevitable o no….,es el momento de la reflexión en el rincón, de algún otro castigo complementario dependiendo de la falta, es un momento, para una sola parte de los jugadores, de intimidad y soledad.

 

Y casi siempre se suele terminar con la fase de reconciliación, de los perdones, del consuelo, de proteger, del acabar con ese momento vulnerable del castigo y la reflexión, es el momento del cariño, de la ternura y de todo  lo que a dos personas adultas, que saben lo que se hacen, libremente quieran hacer, para mí es un momento indispensable en el juego, quizás es el momento más íntimo, vivido de igual manera por los dos jugadores, puede ser dulce o salvaje, eso ya dependerá del momento y de los jugadores, además tampoco hay norma, puede ser inmediatamente posterior al castigo, pueden pasar horas….

 

Que os parece?

DomOctavio H

Bueno, después de unos primero artículos, densos y quizás intensos, donde he tocado temas que a mi entender se pasa muy por encima ,en este juego, quiero entrar en la parte más divertida, porque ante todo para los que nos gusta esta fantasía, es una fantasía divertida, de hecho muchos la llamamos juego, sobran más definiciones ¿no?.

 

Los inicios, de cualquier relación, son difíciles, nuestro juego no es una excepción, pero si todo va bien, si se dan los pasos en la buena dirección, empiezan a  aparecer, unas sensaciones muy especiales, empiezas a percibir una confianza mutua y una complicidad, que te hacen sentir bien, libre y sin darte cuenta empiezas a fluir, en una conexión especial, con la persona con la que juegas, dejas de pactar cosas, no es necesario surgen por si solas, empiezas a conocer gestos, miradas, tonos de voz, comportamientos que te van guiando, supongo que la otra parte también los percibe en ti y te metes en otra dimensión del juego, la improvisación, el juego del gato y el ratón, ese juego de provocaciones entre líneas, del bordear los limites, del tensar la cuerda y aflojar, de la ambigüedad, donde realmente empiezas a descubrir a quien tienes enfrente, es un juego donde cada uno de los dos jugadores usa sus armas, por una parte se juega a llevar al límite la paciencia, para después intentar devolverle el reposo, se alterna provocación y rebeldía, con dulzura y obediencia, la otra parte juega a no mostrar, un día ignoro tus provocaciones, otro día no te permito el mínimo error, no quiero que sepas por donde puede venir, es aquello de buscarse mutuamente y encontrarse, es como jugar al escondite, a policías y ladrones o a la gallinita ciega, es sentir las mariposas nada más ver a esa persona, intentar intuir donde quiere llegar hoy y además hilar fino, para no equivocarte, ella confía en ti, lo hace porque está convencida, que vas a saber llegar, exactamente donde ella quiere que llegues, tú debes aceptar el reto, porque ella está aceptando el tuyo.

No sé, si alguna vez han jugado así, pero para mí es lo más divertido que he probado nunca, además siempre quieres más.

DomOctavio H

“Alicia, acuérdate que esta semana, te toca a ti el piso, que ayer no te mataste mucho”

 

Son las 10 de la mañana, Alicia está haciendo un café en la oficina, cuando recibe este SMS.

 

“No te preocupes bicho, soy consciente”.

 

Alicia, responde el día transcurre con normalidad, desde hace unos días, Alicia hace el horario de verano, cuando llegan las 4 de la tarde, sale de trabajar, piensa en el mensaje, Sergio no llega hasta la 7, así que tiene tiempo de sobra y se va a tomar algo con las compañeras.

 

Son las 7 de la tarde, cuando Sergio llega a casa, ha sido un difícil, está cansado le apetece darse una ducha y salir un rato a tomar algo para desconectarse.

 

-Alicia, estas???

 

No obtiene respuesta, Alicia no está y no solo eso sino que la casa esta tal y como la dejaron por la mañana “será posible, cada día mas niña caprichosa”, piensa.

 

Suena el móvil de Alicia, está sentada en un terraza al solecito de la tarde, echando una risas con las amigas “Se puede saber dónde estás? en 15 minutos te quiero en casa”

 

Alicia, se pone blanca mira el reloj y piensa “que mal, se me fue la hora, a ver cómo me libro de esta”, muy apresurada de despide de sus amigas, con una mala excusa y se va.

 

En apenas 10 minutos aparece en casa, sin dar tiempo a Sergio a decirle nada, dice

 

-Perdóname cariño…se me fue el rato, fui a tomar un café con las compañeras y al salir me llamo Marta, no me di cuenta de la hora, perdóname.

-Mi niña, ayer no hiciste nada y ya te lo pase, pero es que hoy encima te he avisado.

-Ya…cariño... pero no te preocupes, yo me pongo ahora y lo hago todo, no pasa nada.

-Pero eso no es princesa, tenías tiempo de sobra, que sales a las 4!!!!

-Joooo si ya lo sé…pero entiéndeme…me entretuve, lo siento.

-Mira mi niña, ayer ya te columpiaste mucho, pero bueno un día no pasa nada, pero dos seguidos, como que no, además por tu culpa ahora se me estropean los planes, me apetecía mucho, darnos una ducha vestirnos, salir un rato a cenar o al cine y después ir a tomar algo y ahora por los caprichitos de la niña, me tengo que quedar!!!!.

-Que no, que me pongo y nos da tiempo, ya verás.

-Si es que ya se me quitaron las ganas señorita…ya veo que contigo no puedo tener manga ancha, solo entiendes una cosa.

-Que noooo!!!

-No me contestes así, maleducada

-Tú también lo  has dicho

-Que no me repliques te digo!!!! Yo digo lo que me da la gana, que sea la última o te enteras! que ya bastantes problemas tienes esta tarde, así que no te busques más.

-Joooo, cariño…no te pongas así.

-No me dejas más opción, que castigarte.

-Jooooooooooooooooooo, dame una oportunidad….

-Sabes perfectamente que lo mereces, así que yo de ti lo acataría sin rechistar.

 

Alicia, se queda mirando el suelo, juega nerviosa con las manos, sabe que se lo ha ganado, pero también le gustaría librarse o al menos intentarlo.

 

-Me das una oportunidad??

-Otra? Anda y vete el rincón a pensar, pero vuela!!!!

 

Mientras esta, en el maldito rincón del salón, ese que tiene ya tan visto, oye como Sergio mueve las sillas, abre la puerta de un armario  y la vuelve a cerrar.

 

-Has pensado algo mi niña?

-Si….cariño

-Pues soy todo oídos

-Pues…que tienes… razón que debí hacer mis tareas, tú las hiciste la semana pasada y esta me toca a mí, me sabe muy mal, que yo lleve 3 horas sin hacer nada y que cuando tu llegues este la casa patas arriba, cuando me toca a mí.

-Entiendes que merece el castigo verdad?

-Si…..lo entiendo

-Bien, pues ya sabes, colócate apoyada en la silla, para recibir tu castigo

-Si cariño.

 

Alicia, sabe perfectamente lo que Sergio quiere decir y sabe que si el castigo es en la silla, es ella misma, quien debe bajarse los pantalones y la ropa interior ,antes de colocarse, lo hace a sabiendas que en caso de no obedecer, solo puede empeorar su situación.

 

-Bien, mi niña, me parece que tu falta de hoy, es bastante seria, es una falta de disciplina, que debe ser corregida severamente, vas a recibir 12 azotes con la vara.

 

Alicia traga saliva, sabe perfectamente que Sergio solo usa la vara, para castigarla, cuando está enfadado de verdad, solo la ha usado un par de veces anteriormente y solo en casos extremos, es consciente que el castigo va a ser duro, se agarra con fuerza al respaldo de la silla, siente como Sergio apoya la fría vara, en sus nalgas, calculando donde va a aplicar los azotes, de repente el silbido de la vara cortando el aire y el impacto del primer azotes resuenan en todo el piso, Sergio decide poner algo de música ,no es cuestión de desvelar intimidades a los vecinos, aplica el castigo con energía y sin compasión, esta vez Alicia, ni se mueve aguanta su castigo con entereza, a pesar de que a cada azote, es como si unas cuantas avispas, la picaran en sus nalgas, cuando termina el castigo, Sergio deja recuperar el aliento unos instantes a Alicia, mientas observan las 12 líneas que las atraviesas, algunas cruzándose entre sí.

 

-Levántate princesa.

 

Alicia lo hace buscando consuelo….no ha llorado, pero se siente vulnerable necesita que la reconforten y la perdonen, hace el gesto de ir en busca de un abrazo.

 

-Desnúdate de cintura para abajo!!!!

 

Alicia.. Obedece desconcertada….

 

-Ahora, vas a recoger la casa, que es lo que tenías que haber hecho antes.

-Si cariño….

 

Alicia, abandona el salón, desnuda de cintura para abajo y se pone a hacer lo que debería haber hecho antes ,al cabo de algo más de una hora la casa esta impecable, Alicia vuelve al salón donde esta Sergio mirando la tele.

-Ya he acabado, puedo vestirme ya?

-No aun, no de hecho no lo vas a hacer en lo que queda de día, pero ven aquí siéntate conmigo y dame un abrazo.

Alicia, hace lo que Sergio le pide, de hecho lleva un buen rato deseándolo…

-Sabes mi niña, al menos con algo de lo que había pensado para esta tarde, no me voy a quedar con las ganas.

 

Los dos se miran y sonríen, pero lo que sigue ya es otra historia, si alguien quiere seguirla en su imaginación es libre.

 

Fin.

DomOctavio H

Quizás, sea este el tema más tabú de nuestro de juego, el que más reparo da a quien empieza y no solo a una parte, creo que no me equivoco, si afirmo que va en los dos sentidos.

 

A uno de los dos preocupa, saber si resistirá, si realmente cuando el dolor entre en escena, será tan excitante como había imaginado y si la otra persona será capaz de gestionar ese condicionante  al otro preocupa, pensar si será capaz de gestionarlo, si se quedara corto o se pasara de la raya, cuando se inicia una relación en base a este juego se habla de muchas cosas, de gustos, de juegos, de roles, de instrumentos, de fantasías, de normas, pero rara vez se habla de esto, que es una parte más del juego y en muchos casos preocupa.

 

La mayoría lo asume, pero siempre con dudas, está claro que va a estar presente, unos azotes no son unas caricias, son un castigo, para el que hay un motivo, pactado, aquellos que siempre tratan de justificar todo en base a explicaciones científicas, hablan de cosas relacionadas con las endorfinas, la adrenalina y otras substancias varias igual tienen razón, pero yo solo he encontrado una justificación que me convenza, además explicada por una spankee, con la cual los limites era algo muy relativo, que dependía de los más diversos factores, como el estado de ánimo, las ganas, la motivación….esta spankee, me confeso muchas veces que ella jamás había disfrutado con el dolor, es más lo odiaba, que lo que realmente le hacía disfrutar y superar el dolor, era la situación, la atmósfera creada el juego, el sentirse libre entregándose, la confianza y la excitación del momento, esos factores hacían que el dolor fuera llevadero, que solo fuera una pequeña parte del juego, por la que tenía que pasar, para conseguir esa liberación, esa excitación, que era única.

 

Una vez, me confeso, que no entendía nuestro rol, que la parte divertida de esto era la suya, que los spankers, llevamos la parte aburrida del juego, no estoy de acuerdo con ella claro, yo creo que en el fondo somos dos caras de la misma moneda, pero de eso ya hablamos en otro momento.

 

Para terminar, muchas veces fui sido muy duro con ella, cuando he creído que era lo que tenía que hacer, sin embargo jamás me ha echado en cara nada, salvo una vez, un día a media mañana, ya me tenía harto, es una experta en provocarme cuando quiere, así que enfadado le dije que no volviera a llamarme en todo el día, aún hay días que me lo sigue echando en cara, es una pequeña anécdota, pero creo que muy elocuente.

DomOctavio H

En todas las relaciones, que han tenido el spanking, como nexo de unión he tenido esa sensación, la de estar empezando la casa por el tejado.

No sé si a ustedes  les habrá pasado, pero al menos a mi si, eso en principio puede parecer una desventaja, pero al mi al menos, a la larga me ha sido ventajoso. En una relación digamos que “normal”, empiezas por una atracción física en principio y después vas quemando etapas, en cambio cuando he conocido a alguien a causa del spanking, he hecho el camino a la inversa, he empezado, por donde antes terminaba, por conocer los secretos de la otra persona, he comparado sus secretos con los míos y cuando han habido coincidencias, he pasado a conocer a la persona, supongo que el hecho de conocer esos secretos, hace que también sea más fácil conocer a la persona, como que se tiene menos que esconder, como que ya desnudada la intimidad el resto, no supone tanto esfuerzo, así sin darte cuenta se crea un vínculo de unión especial, la conversación monotemáticas abre a muchos más campos, incluidos esos que suelen estar prohibidos, que solo son para los elegidos y cuando ya se llega a dar el paso definitivo, el paso de pasar a confirmar en la vida real, el momento de descubrir, si toda esa magia, esa complicidad, esa unión es más que una sensación, es un momento difícil, pero en este caso hay mucho camino hecho y sobre todo, al menos a mí me paso, se va a esa primera cita, con los prejuicios enterrados, como las libre y eso que sigo pensando que empezamos la casa por el tejado.

DomOctavio H

-Que rica, estaba la cena…cariño, recogemos la mesa y vemos un rato la tele?

-Me parece buena idea, mi niña, tu recoges y yo lavo  los platos…

 

Sergio y Alicia, acaban de cenar ,es uno de esos días normales y monótonos, en un momento recogen la mesa de la cena lavan  los platos y se disponen a pasar ese ratito de tranquilidad tan necesario.

 

-Mi niña antes de ponerte demasiado cómoda, me gustaría hablar contigo…ven aquí y siéntate en mis rodillas, por  favor.

 

Un cosquilleo recorre la barriga y la columna de Alicia, sabe perfectamente que quiero decir Sergio, con lo de  “siéntate en mis rodillas”, algo no le ha gustado.

 -Si…voy…pasa algo???.

-No nada en especial, solo que quiero que hablemos un rato, hay un par de temas que no acaban de funcionar.

-Pero si esta semana he sido muy buenaaaa….no tendrás queja.

-Pues si te has portado bien si, no has hecho nada malo…pero hay algo que me tiene preocupado

-Que pasaaaaaaaa…quejica, que eres un gruñón.

-Alicia estoy hablando en serio!!!.

 

Alicia, está sentada en las rodillas de Sergio y por si acaso, empieza a sacar armas, se pone mimosa y juguetona, por si acaso.

 

-Mi niña, llevas toda la semana, llegando tarde al trabajo, te vas y dejas toda la ropa tirada y ni tan siquiera haces la cama, puedo saber porque?

-Joooooooo, cariño, es que se esta tan bien en la camita, calentita y a gusto….

-A ver si te crees, que yo no lo estoy….

-Ya….pero es que no me dicen nada, además ya sabes que me tratan muy mal y de alguna manera me lo tengo que cobrar.

-Lo se mi niña, pero las cosas no son así…no quiero que sean así.

-pero  Sergio, si no tiene importancia…

-Pues para mi si, tú y yo tenemos un trato y si aceptas mis normas, es para cumplirlas y si no te convienen, pues lo hablamos, pero si te comprometes conmigo quiero que te esfuerzas.

-Jooooooooo,  no te enfades, que te salen arrugas….

 

A Sergio se le escapa una risa….

 

-Alicia!!!! Pero es que además, luego por la tarde muchos días sigue la cama sin hacer.

-Es que es tontería tener que hacer la cama, para después volverla a deshacer, qué más da…

-Pues sí que da si, en esta casa hay unas reglas señorita y están por algo.

-sergio  no te pongas así por una tontería…

-Para mí no es ninguna tontería señorita, las normas están para algo, sin normas todo sería un caos, además te ha comprometido conmigo y contigo misma a cumplirlas, sabes que no soporto que te comprometas y no cumplas, además son unas normas bien sencillas de cumplir!!!!

 

Alicia se queda callada, intuye que se ha metido en un callejón sin salida, del que difícilmente va a poder salir.

 

-No tienes nada que decir?

-Bueno valeeeeeeee, pesado, ya mañana me levanto antes y hago la cama…, vemos ya la tele un rato…

-No si encima  resultara, que yo el pesado, la tele la vamos a ver cuándo yo diga y no sigas por ese camino o te vas a la cama antes de hora, estamos!!!!

- Sergio.. No te enfades.

-No tenía esa idea, pero mi paciencia tiene un límite también.

-Porfaaaaaaaa…además con lo guapo que estas hoy.

-Alicia….no sigas por ese camino, que no me vas a hacer cambiar de idea…

-Ya vey!!!!!  Hoy te has levantado con ganas de castigarme, verdad?

-Alicia! a mí no me hables así!!!! y mucho menos afirmes, lo que acabas de afirmar, si te voy a castigar, pero el castigo te lo has ganado tu solita, sabes perfectamente que soy justo contigo a veces demasiado incluso!!!!

-Bueno tú mismo, si quieres castigarme, castígame si así te quedas tranquilo.

 

Alicia, desafiante se levanta del regazo de Sergio y se coloca sobre sus rodillas, sin que él le diga nada.

 

-listo, ya puedes castigarme….si es lo que quieres.

-Alicia, no me hagas chantaje emocional, que no funcionara, te voy a castigar con razón, así que voy a tener la conciencia bien tranquila.

-Lo que tú digas….

 

Sergio no dice nada, se limita a bajarle el pantalón del pijama a Alicia y empezar a azotarla con la mano…Alicia se limita a hacerse la digna.

 

-Sabes mi niña, tenía pensado un pequeño castigo, como recordatorio, para que te esfuerces más, pero veo que eres demasiado orgullosa y aun te cuesta entender ciertas cosas, quizás deba ser más duro.

-Bueno me da igual….

 

Sergio al oír, la respuesta, baja de un tirón la ropa interior  de Alicia, síntoma inequívoco que está enfadado, durante unos 10 minutos, azota a Alicia ya sin protección….

 

-Levántate!!!!!

 

Alicia se levanta, orgullosa  y enfadada también, dando una patadita en el suelo

 

-Ponte en el reposabrazos del sofá!!!!( Sergio se levanta y se desabrocha el cinturón)

-Pero…cariño, hablamos un momento, porfa, porfa…

-Eso era antes, mi niña, antes tocaba hablar, ahora toca aceptar consecuencias, habértelo pensado antes.

-Cariño….con el cinturón, no por favor…

-Alicia ponte!!!

-No, no quiero!!!

 

Sergio dobla el cinturón, y da un azote en las piernas de Alicia…

 

-No te lo repito mas….

 

Alicia, murmura entre dientes quejándose, pero sabe que ha llegado demasiado lejos quizás, así que obedece se coloca en el reposabrazos del sofá, en posición de castigo, Sergio vuelve a doblar el cinturón y castiga con severidad a Alicia, durante unos minutos los cinturonasos resuenan por todo el piso, Alicia suspira y gime, solo cuando Sergio cree que es suficiente para.

 

-Cariño….te has pasado… (Dice Alicia, aun en posición, con los ojos vidriosos, tiene las nalgas al rojo vivo y el escozor y el ardor es insoportable)

-No mi niña, tu si te has pasado….crees que ahora si podremos hablar…o tengo que seguir?

-No…..cariño…por favor…

-Bien pues levántate.

 

Alicia, se levanta, automáticamente se lleva ambas manos a las nalgas, para intentar calmarse, sabe que va a llevar marcas un par de días, como recordatorio de lo que pasa, cuando no se cumplen las normas.

 

-Bien señorita, siéntate en mis rodillas.

 

Alicia, se sienta con esfuerzo….

 

-Que tienes, que decirme….

-Que lo siento…. (Dice Alicia con los ojos llorosos)

-Nada más??

-Y que a partir de mañana, cumpliré mis promesas.

-Eso espero mi niña, porque a partir de ahora, ya sabes lo que pasa, cuando no se cumplen.

-Si….cariño…

-Pues dame un beso anda

-Mmuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuaaaaaaaaks!!!!

 

Alicia da un beso y un abrazo a Sergio, se acurrucan los dos en el sofá, Alicia sabe perfectamente, que debe hacerlo sin vestirse, hasta que no tenga permiso.

 

FIN.

DomOctavio H

He decidido, alternar entradas con algún relato, escritos por mi algunos, otros a medias con otra persona, algunos de ellos son obra de nuestra imaginación, otros son solo pasar a papel, experiencias vividas, no son relatos muy largos, pero algunos están cargados de recuerdos.

 

Es una tarde tediosa y aburrida en la oficina, Javier mira el reloj, aún faltan dos horas para salir y sin apenas nada para hacer, en esos momentos, volvería a fumar…..de repente suena el móvil, es una alarma de SMS.

 

Sara: Al final, no voy al gimnasio, me voy a viciar un rato con la consola, soy lo peor jajajaja.

 

Javier, lee el mensaje y sonríe.

 

Aproximadamente 100 km más al sur, Sara esta apalancada en el sofá con el mando de la consola, tiene el teléfono silenciado así que de tanto en tanto le da un vistazo, en uno de estos, ve que ha recibido un mensaje.

 

Javier: Tenemos que hablar, a las 7 donde siempre ok?

 

Sara, siente un cosquilleo y a la vez una sonrisa, objetivo cumplido a jugar.

Media hora más tarde, Javier sale de la oficina con una excusa, se va a casa una ducha rápida, coge el coche y sale dirección sur.

Una hora después de que Javier saliera de la oficina, Sara, mira el reloj, se viste, se peina coge el coche y sale de la ciudad.

Son ya las 7 de la tarde Javier, acaba de aparcar el coche en una pista forestal perdida, justo al lado de una ermita, es un lugar solitario, lejos de la civilización a menos de media hora de una gran ciudad, abre las ventanillas del coche, pone música y espera, pasan 10 minutos,15,20….decide salir a estirar un poco las piernas, nada más salir, se oye subir el motor de un coche….es ella piensa, se sienta el capot del coche, llega otro coche aparca junto al suyo, baja alguien….es una chica, rubia, con un vestido negro…,se dan un abrazo

 

-Que tal?

-Biennnnnn, perdona por llegar, tarde me despiste con la hora.

-Jajajajaja, que raro en ti.

-Llevas esperando mucho?

-Desde las 7

-Ahhhhh, bueno todavía no es mi récord jajaajjaaja.

-Venga, va tira…vamos a tontear un ratito.

-Vale….me gusta la idea (dice Sara con cara de no haber roto un plato).

 

Javier, abre el maletero del coche, coge dos toallas de playa, un par de cojines y una mochila.

 

-Vamos?

 

Sara y Javier cogen un pequeño sendero, que dirige a la entrada de la ermita, estiran las toallas en el suelo a la sombra de un inmenso eucalipto, Sara se tumba en una de las toallas, con un cojín y Javier se sienta a su lado.

 

-Sara, ante de ponerte cómoda me gustaría hablar, de lo que ha pasado esta tarde.

-Valeeee….hablemos.

-Pero no tumbados, sabes que me gusta hablar al mismo nivel (Javier, dice esto mirando fijamente los ojos de Sara, que esquiva la mirada y se ruboriza un poquito).

-Bueno…me sientooooo

-A ver cuéntame que ha pasado esta tarde.

-Pues eso…ya sabes, que me llamo mi hermana para jugar y en vez de ir al gimnasio, pues eso me fui con ella a jugar.

-Te insistió mucho?

-No me preguntes eso…

-Ya me has respondido

-Si vale…ya sé que digo las cosas y luego me cuesta cumplirlas…pero….

-A ver Sara, que a mí me da igual si vas o no vas al gimnasio, te lo he dicho un montón de veces.

-Ya pero yo. Me siento culpable…me lo prometo a mí misma y no cumplo.

-Ósea que el motivo de tu mensaje era ese? que te sientes culpable?

-Si…ese es

-Y tú crees que podemos solucionarlo de algún modo?

-No lo se

-Pues yo creo que si…podemos

-Pues sorpréndeme

-Es muy sencillo, Sara, se trata que conseguir de algún modo que te motives contigo misma, que cuando te prometas algo lo cumplas y así evites el sentirte culpable y que sepas que en todo momento si no cumples, eso va a tener algún tipo de consecuencia.

-Igual tienes razón…no se…

-Si aceptar, tendrás que poner de tu parte y confiar en mí

-Lo se….pero me da que va a ser difícil.

 

Javier se levanta, tiende la mano a Sara.

 

-Levántate por favor

 

Sara se levanta tomando la mano de Javier.

 

-Acompáñame.

 

Cogidos de la mano, los dos se dirigen a la puerta de entrada de la abandonada y solitaria ermita.

 

-Princesa ahora vas a pensar en tus prioridades, en ser consecuente contigo misma, en las sensaciones que tienes cuando no lo eres, en aceptar las consecuencias de no cumplir contigo misma y lo vas a hacer aquí y como yo te diga.

 

Sara, no dice nada….mira a Javier un poco sorprendido.

 

-Ponte las manos en la nuca y quédate aquí mirando la puerta, hasta que te llame….

 

Durante unos segundo Sara duda que hacer…

 

-Venga princesa obedece, tú misma, me has buscado porque tenías un sentimiento de culpa y te vas a ir sin él.

 

Sara, obedece….mientras Javier, vuelve donde estaban, prepara algo en silencio, no se oye más que lo ruidos de la naturaleza, en unos pocos, pero eternos minutos.

 

-Sara puedes venir.

 

Sara se dirige donde esta Javier, cuando lo ve un escalofrío recorre su cuerpo, Javier está sentado apoyado en el tronco del árbol, tiene las piernas estiradas y un cojín sobre ellas.

 

-Que has pensado, princesa?

 

Sara se pone roja….

 

-Pues, que quizás tienes razón…..que no soy consecuente conmigo misma, que debería sacrificarme un poco más, porque nadie me obliga a hacer nada, lo hago por mí y muchas veces no soy capaz de hacerlo….eso me da remordimientos después.

-Pues bien Sara, ahora voy a castigarte y lo voy a hacer para que comprendas, que todo tiene sus consecuencias, que el no ir hoy al gimnasio por a jugar, va a hacer que para cumplir contigo misma, en lo que queda de semana, tengas que ir el resto de días, que si hubieras ido hoy, mañana no tendrías que ir y podrías dedicarte a hacer otras cosas como jugar, además del remordimiento y encima el castigo que vas a recibir, la próxima valora si te compensa.

 

Sara no dice, nada intenta no hacer coincidir su mirada con la de Javier, otras veces protestaría o incluso intentaría evitar por todos los medios el castigo, pero esta vez en el fondo ha sido ella, quien con su acción ha buscado una reacción.

 

-Túmbate sobre mis piernas

 

Sara se tumba, coge un cojín lo abraza….Javier le da una mano y con la otra empieza a acariciar suavemente las nalgas de Sara.

 

-Ves lo que les pasa a las niñas malas?, espero que al menos sirva de algo.

 

Javier, empieza a dar azotes rítmicos y suaves con la mano, solo los pájaros son testigos y escuchan el sonido de las palmadas. Javier para un momento, acaricia el pelo de Sara.

 

-Estas bien princesa?

 Sara asiente con un gesto.

Entonces Javier, levanta lentamente el vestido de Sara, por encima de su cintura, pasa su dedo por el contorno de la ropa interior de Sara, muy suavemente y empieza de nuevo el castigo, durante unos minutos más….vuelve a parar, suelta la mano de Sara, coge la mochila la abre, saca algo….

 

-Princesa, ya sabes cómo terminan los castigos a las niñas malas, verdad?

 

Sara, vuelve a coger la mano de Javier ahora con más fuerza, pero Javier la suelta y con ambas manos muy suavemente, desliza las braguitas de Sara hasta medio muslo, Sara nota el aire en las nalgas desnudas y ya de color rosado….Javier las vuelves a acariciar con la yema de los dedos y después apoya un cepillo de madera, Sara nota el frío de la madera en su piel, sabe lo que eso significa. Javier vuelve a dar la mano de Sara.

 

-Estas preparada princesa?

 

Sara no responde, pero el apretar la mano de Javier con fuerza es suficiente respuesta.

 

Javier empieza a azotar con el cepillo a Sara, al principio es soportable, pero a los pocos azotes, empieza a escocer de verdad, Sara agarra con más fuerza la  mano de Javier, cierra los ojos, suspira y gime, Javier está siendo severo, quizás más que otras veces…cuando por fin decide parar, las nalgas de Sara, están de un cloro rojo intenso, queman….Javier deja un instante, que el aire fresco corra, después acaricia esas mismas nalgas con mucha suavidad, como quien contempla su obra.

 

-Te sientes mejor princesa?….

 

Sara suspira y abrazando el cojín dice...

 

-Si mucho mejor...

-Me das un abrazo??

 

Sara se levanta y medio vestir, se abraza a Javier, se besan, durante un rato hablan, ríen, se hacen promesas, se vuelven a besar a abrazarse, ya oscurece…cuando ambos se dan un último abrazo y un último beso al pie de los coches, después dos coches, que siguen distintos caminos en un crúcese van separando en un instante, pero unidos para siempre.

Páginas: 1 2 3 »