es
  • Image 01

    ¡Descubre sensaciones completamente diferentes!

  • Image 02

    ¡Atrévete a cumplir tus fantasías más perversas!

  • Image 03

    ¡Encuentra a un amante que logre complacer tus deseos!

  • Image 04

    ¡Conoce los fetiches más secretos de las personas!

  • Image 05

    ¡Entra a un mundo lleno de erotismo y sensualidad!

  • Image 06

    ¡El camino al placer sólo depende de ti!

Blogs del usuario

Satiro H


¿Alguna vez han notado que hay ciertas rivalidades, rencillas, recelos y prejuicios entre grupos de humanos?

 

Por ejemplo dentro de un país una región mira a otra con cierta condescendencia, propiciando imágenes o estereotipos negativos, y así mismo un país lo hace con otro de diferente cultura y desarrollo. Y podríamos llevar ese ejemplo a casi cada grupo o incluso a cada individuo que intenta mirarse con respecto a otro.

 

Y eso también se ha aplicado más últimamente en el BDSM.

 

Se notan los comentarios, las hostilidades, las segundas intenciones o sentidos ocultos en una frase, y claro, luego bruscamente escuchamos algo así como "tu no eres como nosotros".

 

Me llama la atención el hecho de que siendo practicantes y siempre aprendices del BDSM, en el cual se supone haya diversidad, respeto y tolerancia, se vea tan a menudo la falta de comprensión, consideración y hasta sentido común.

 

En varias webs he visto batallas campales y peleas solapadas por comentarios que no deberían generar mayor cosa, si estamos o no de acuerdo con algo deberíamos mostrar nuestro punto de vista, pero aceptando el de los demás, aceptando siempre que al final nadie tiene la verdad absoluta y que por ello no hay que matar a nadie.

 

Me pregunto ¿ganamos algo descalificando a otro para demostrar lo muy experimentados que podemos ser?

 

Nadie es dueño de la verdad absoluta y nadie está errado totalmente. El saber escuchar, el saber decir, el saber comprender, ese es un verdadero arte de humanidad.

 

La tolerancia no es aguantarse lo que los demás digan, sino aceptar que cada quien tiene su cuota de verdad y de error. La tolerancia es respeto y no aguante. Está por encima de roles y estilos de vida, no es solo cuestión de aceptarlo por estar dentro de una comunidad BDSM, tiene que ver con ese YO que existe por encima de su sexualidad, tiene que ver finalmente con ese ser que vemos cada día al espejo.

 

La humildad es la virtud que consiste en conocer las propias limitaciones y debilidades y actuar de acuerdo a tal conocimiento.

El prejuicio es una actitud negativa. El problema es que es algo que tenemos incorporado y que realizamos casi inconscientemente, porque se nos ha establecido así, y porque siempre hemos vivido en un entorno donde el prejuicio es moneda corriente.

 

Pero ¿cómo podríamos solventar esas cosas, lograr esa aceptación de la diversidad de la cual formamos parte?

¿Qué podemos hacer para que al menos en nuestra comunidad BDSM podamos escucharnos sin ofendernos o agredirnos?

¿Qué podemos hacer para no necesitar pasar por encima del otro?

¿Qué podemos hacer para no necesitar denigrar al otro por no pensar igual que nosotros?

¿Qué podemos hacer para no etiquetar al otro?

 

Hace unos días leía un post en el que alguien pidió opiniones sobre un planteamiento y al principio cada quien dijo lo que consideraba, lo cual ayuda a  permitirnos conocer diferentes puntos de vista. Pero de repente empezaron comentarios muy cargados de “superioridad de la verdad verdadera”, siguieron comentarios de ida y vuelta, lo cual no solo hizo perder el sentido sino que mato el interés en el verdadero tema.

 

Tristemente y en mayor escala se pueden ver post en los que alguien dice algo que va contra la percepción que otro tiene y la respuesta que aparece es para denigrar faltando el respeto o tildando de no conocedor sin importar nada mas.

 

Y ojo que este tipo de cosas se ven en todas las webs relacionadas al BDSM y fuera de él también. Comentarios en los que si no es como dice el manual, pues es falso porque aunque se trate de roles y personalidades, la verdad ya está escrita y punto!

 

Ahora bien lo que existe es cierta puesta en valor por miembros de la comunidad entre los que son experimentados y los que no, para la mayoría de la "vieja guardia" el protocolo debe ser seguido y respetado, es decir hay distintas maneras de entender el BDSM en función de donde te posiciones.

Si por esta disparidad de criterios hay personas que se consideran a otro nivel, que sus practicas son más extremas y por tanto ellos pertenecen a una casta superior, yo diría solamente que son esclavos de su propio Ego.

Este es un mundo bello y apasionante, es un aprendizaje continuo sin necesidad de llegar a medir grados de pureza, que yo entienda no somos potros de pura sangre.

 

Me parece suponer que pertenecemos a una generación intermedia, no estoy hablando de generación cronológica, sino de generación BDSMera, no es que esto me plantee una duda existencial ni mucho menos, pero yo me autodefino como un amante de los protocolos y medianamente participe de la New Guard y después me encuentro haciendo o diciendo cosas que me harían merecedor de arder en la hoguera para los ¨BDSMeros de verdad¨.

 

La era de la comunicación sin dudas modificó por completo las relaciones interpersonales, conocimos practicas y practicantes con mayor experiencia, los llegamos hasta a idolatrar por la veracidad de sus ideales y forma de vivir este estilo de vida.

Y no es que sea malo que existan referentes para aprender, comprender, comunidades que nos muestren lo que es el verdadero BDSM fuera de las webs, lo desalentador es que existan seres que piensen que deba hacerse tal y como lo han planteado, sí, hay protocolos que debemos conocer al pie de la letra, sin embargo cada cabeza es un mundo y el BDSM cada quien lo vive según su criterio, tiempo y posibilidades.

 

Prejuzgar tiene mucho que ver con la intolerancia. O una cosa lleva a la otra. Si nos ponemos a pensar, ¿cuántas veces quizás el prejuicio nos privó de conocer a una persona que podría haber aportado mucho a nuestras vidas?.

 

Es que juzgar antes de conocer es ser intolerante, y es negar la diversidad.

Es cerrarse ante la posibilidad de la existencia de otros grupos sociales, o de otras ideas morales, o de otras etnias raciales, o de otras preferencias sexuales, casi siempre de lo que nos agarramos para prejuzgar suele ser tan superficial que a veces es hasta vergonzoso reconocerlo.

 

No hagamos a los demás lo que no nos gusta que nos hagan.

Si no nos gusta que nos critiquen sin motivo, no hagamos lo mismo.

Cada uno tiene derecho a ser como quiere mientras que no haga daño a los demás.

Respetar las distintas opiniones y las diferentes maneras de enfrentar la vida, es la clave fundamental.

Aprendemos más de las diferencias que de las igualdades.

Nadie es mejor persona por vestirse, hablar o actuar de tal o cual manera.

No caigamos en el error de creer que estamos capacitados para actuar como jueces frente a las personas.

Como seres humanos, todos somos distintos y todos somos capaces a nuestra manera.

 

Al BDSM no le hacen daño tres novelas eróticas que se hicieron virales, al BDSM le hace daño el D/S místico, el D/S románticon y empalagoso, las frases escritas sin ser analizadas previamente, el ser egocéntricos, el yo soy mas que tu, el yo soy autentico y tu no, el yo tengo la experiencia suficiente para acorralarte en un debate y dejarte por los suelos, el BDSM se vive de tal manera porque yo lo digo, el yo vivo el BDSM y tu no! ®

 

Sátiro Demencia

Satiro Ago 11 '18 · Comentarios: 2
Slave80 H
Hola busco ama en la ciudad de mexico
Slave80 Ago 11 '18
Satiro H


 

Cada Dominante tiene su propio método de enseñanza, es válido para él siempre y cuando le ayude a facilitar el aprendizaje de la persona sometida.

 

El Dominante busca un mecanismo mediante el cuál el sub aprenda y vaya perdiendo el miedo a los juegos, entre otras cosas, con este método se busca tambien que no se corran riesgos innecesarios.

 

Este proceso de aprendizaje debería ser algo placentero, satisfactorio y necesario para ambos.

 

La pareja deberia tener un proceso de conocimiento mutuo previo al inicio de la relación, para identificar fortalezas, debilidades, temores, límites y expectativas.

 

En el contexto BDSM adquiere una dimensión podría decirse más especial, porque el Dominante es alguien que disfruta controlando al sumiso y ha hacerle experimentar el gusto por dicho control, procurando que se sienta seguro, confiado y cuidado al practicar cualquier actividad y que de esta forma la pueda llegar a disfrutar.

 

Aunque en principio algunos de los iniciados en el arte de la Dominación parecen "nacer sabiendo" de ciertas técnicas aparentemente conocidas y sencillas, la realidad es muy distinta.

 

Los comienzos de muchos de nosotros se han alimentado de libros, fotos, internet o incluso conversaciones con otros más avanzados, pero pocos somos los que nos interesamos por averiguar, preguntar y practicar antes de, aquellas cuestiones que se presumen simples y a la hora de la verdad no lo son.

 

Cualquiera que empiece a leer sobre BDSM o a interactuar con Dominantes y sumisos, se encontrará con el término SSC (sensato, a menudo traducido como sano, seguro y consensuado), que se ha vuelto uno de los eslogan más importantes en este mundillo, defendido a capa y espada por gran parte de los Dominantes y los sumisos, incluso hasta el punto de considerar que aquello que no es SSC, no es BDSM.

 

Sin embargo, el eslogan SSC tiene el problema de la subjetividad, ya que no para todo el mundo las mismas prácticas son sensatas o seguras.

 

Hay que tener en cuenta que de opiniones diversas esta vestido el mundo.

 

Muchos practicantes afirman que el BDSM es como una droga, entre más la practicas más y más deseas seguir haciéndolo, cuanto más estas a punto de llegar a límite, más deseas y sigues intentando para rebasarlo.

 

Y no es que este mal superar los limites, al contrario es positivo ir dejando miedos, superando obstaculos siempre y cuando traigan beneficios y se de de manera consensuada, por lo que las medidas de seguridad deben reforzarse y amoldarse a cada paso nuevo que se da.

 

Cuando no se dan esas medidas de seguridad mínimas y básicas, ello conlleva a situaciones peligrosas que se traducen luego en marcas permanentes, lesiones, o incluso visitas al doctor, eso desde el puntode vista fisico, ya en la parte emocional y psicológica se genera una sensación de inseguridad que se proyecta, afectando la relación y posiblemente otros factores en la vida de ambos.

 

Actuar de manera sensata es la mejor medida de prevención para evitar que se corran riesgos innecesarios, esto acompañado del consenso hará que prevengamos problemas y secuelas no deseadas.

 

Conocer los riesgos, consensuarlos y prevenirlos es un tema que debe negociarse antes de cada encuentro.

Otro requisito esencial para impedir el riesgo innecesario es el respeto de los límites que cada cual haya establecido.

Traspasar esos límites es ponerse en peligro y arriesgarse a caer en una situación incómoda, indeseada e inesperada.

 

En estos caso el uso de la plalabra de seguridad, el conocimiento mutuo, la comunicación eficaz y el entendimiento son importantisimos, porque al notar un movimiento, algún sonido, una reacción diferente, podremos notar que se está rebasando el umbral de aguante del sub y se debe detener un momento la actividad y verificar si todo esta bien o si la pausa debe prolongarse más, se debe hacer algún cambio o incluso si se debe dar por terminada la sesión. ®

 

Sátiro Demencia

Satiro Ago 10 '18 · Valorar: 4
Little_Darkness M


Encuentro placer y goce de ser sumisa en una relación de pareja (BDSM). 

No soy débil o estúpida. Soy una mujer fuerte, 

con pensamientos claros y un concepto definido de cómo quiero que sea mi vida. 

No sirvo a mi Amo por ser débil sino por mi fuerza y orgullo. 

Busco a mi Amo para que me de amor y protección ya que nunca me siento tan llena como cuando El está conmigo.

Sé que el protegerá mi cuerpo, mi alma, y mi mente con su fuerza e inteligencia. 

Él lo es todo para mí y yo lo soy todo para Él. Su tacto me despierta y sus pensamientos me liberan.

Solo sirviéndole me siento completamente feliz. 

Sus castigos son duros, pero los acepto gustosamente sabiendo que siempre desea lo mejor para mí. 

Si desea mi cuerpo, se lo doy, satisfecha, y me da un enorme placer saber que estoy haciéndole feliz. 

Sin embargo, el placer carnal es solo una faceta de nuestra relación. El amor, la confianza, el compartir, 

también conforman una parte muy importante de nuestra relación. 

Mi cuerpo es suyo y si Él dice que es bonito, lo es. No importa cómo me vean los demás, 

soy bella a sus ojos, y por eso camino con la cabeza bien alta, porque, 

¿quién puede decir que mi Amo no está en lo cierto cuando dice que soy bella? 

Si me dice que soy su princesa, lo soy... Si me dice que soy su juguete, 

lo soy, su perra, su sirvienta, lo soy… tan sensual, lujuriosa y lasciva como Él lo desea,

 y si otros no lo ven, es que están ciegos. 

Mi mente es suya, y solo Él la conoce por completo. No tengo secretos para Él, 

porque los secretos me apartarían de ser suya por completo. Los secretos pondrían una barrera 

entre mi Amo y yo, y yo, no quiero barreras. Sus enseñanzas no son algo que yo busque o imagine,

 son algo que ha decidido que yo necesito y yo aprendo de Él. 

Mi alma es suya, tan desnuda como puede estarlo mi cuerpo cuando estoy postrada a sus pies. 

No hay un solo momento en el que no note su presencia, incluso cuando no está conmigo. 

No se me ocurriría jamás enfurecerle ni traicionarle ya que sería un castigo horrible para mí, 

peor incluso que cualquier latigazo. El desconcierto de mi alma, cuando lo enfado, 

es peor de soportar que la angustia física que siento cuando me golpea con su cinturón. 

Pasó mis días sabiendo que la energía y la fuerza que pone en nuestra relación, 

es beneficiosa tanto para Él como para mí. Su parte es mucho más dura que la mía, 

y le agradezco enormemente que se preocupe por mí y me regale todo su tiempo. 

Yo tengo la parte más sencilla: experimentar, sentir, dejarme ir y abandonarme en Él. 

Soy su placer y su responsabilidad y así me trata. 

Soy una mujer sumisa. Estoy orgullosa de serlo. 

Mi sumisión es un regalo que no doy a la ligera sino que solo puedo dárselo a alguien 

que lo aprecie por completo y lo recompense. Solo a Él me entrego por completo 

porque soy fuerte y orgullosa. En resumen: soy una mujer sumisa.

Satiro H

Que es un Alfa, buena pregunta o quizás no, porque la pregunta es densa, porque la sinceridad es difícil encontrarla, todos ocultamos algo, ¡Todos!  La cuestión aquí es atreverse a mirar en un espejo y reconocer lo que somos o creemos ser.

 

Hombre, macho,  cazador, manipulador voraz, líder de la manada, o el todas mías como ya es costumbre tan coloquial hacerlo notar ante otros. Y si, bastante gracioso se leerá, pero no es más que la verdad al descubierto, me ha dado por autocriticarme esta vez (una de tantas otras) y hacer una comparación ecuánime de estos tan singulares Machos Alfa; Por supuesto, no hablo del Maledom, si no de aquel que con un sinfín de artimañas, logra ponerse por encima de la cadena alimenticia, o mejor dicho, del que más trofeos en su haber logra por estos lares.

 

Qué son los machos Beta y Omega?, estos machos Betas y Omegas son aquellos individuos que no poseen los mismos privilegios que posee el Alfa, ya que su desempeño y mecanismos conductuales no cumplen con los requisitos de la opinión consensual que manifiesta en la tribu. Las tribus o manadas poseen criterios comportamentales para aceptar a nuevos miembros, pero si las actitudes se muestran deficientes, entonces esto seres llegan a verse infravalorados, debido a que no cumplen con las expectativas, llamándose así machos Betas y Omegas.

Tanto Alfa, Beta y Omega, son letras análogas al alfabeto griego que da una idea de la jerarquía que poseen los integrantes de tribus y manadas. Los machos Alfas son los mayores en este renglón de identidad auto trascendente, son los que poseen los mayores privilegios y los que muestran las conductas más vigorosas frente a los integrantes de las manadas, tienen gran influencia y adquieren los poderes para ejercerla.

 

Visto que hay un sinfín de personas que utilizan mal estos términos, me veo obligado a poner sus definiciones. Así que sin tanto enjuague o vueltas al kiosco, vayamos profundamente al análisis, o meollo de este asunto chancroleptico y dicharachero.

 

-Hombres Omega:
Estos "hombres" se caracterizan por una actitud patética, tímida, sin fuego. Hombres que no saben hablar con mujeres que no sean su madre o su hermana. Son personas que, tras tanto tiempo encerrados en la biblioteca o con su misma cuadrilla formada única y exclusivamente con hombres, han dejado pudrirse a su lado sexual.

Son los hombres sin cura; ser Omega no es una etapa, sino una condición definitiva. Son la lacra masculina, pero a su vez son menos competencia.

 

Los Omegas son los más indefensos ya que sus aptitudes son deficientes debido a que no sirven para cumplir los patrones de acción modal apetitivos más sofisticados y se caracterizan por su alto sedentarismo.

¿A qué aspiro? A nada.
¿Cuáles son mis retos? Hablar con una mujer.

-Hombres Beta:
Estos hombres tienen contacto con el género femenino. Sus relaciones con el otro género se limitan a ser orales. Digamos que estos hombres son perdedores. Perdedores porque, al contrario que los Omega, han entrado en el juego, pero nunca han conseguido triunfar.

Esta clase de hombre puede mantener largas conversaciones con mujeres, puede llegar a liarse con alguna, pero todo será pasajero; son víctimas de la característica intrínseca de las mujeres de "hasta que encuentre a un Alfa, mantendré mi estatus social con un Beta".

 

Los Betas son los segundos en la manada, caracterizado por doblegarse ante las necesidades del macho Alfa y verse débil frente a este ya que no cumple con las aptitudes para imponerse.

¿A qué aspiro? A hablar con mujeres y sexo pasajero.
¿Cuáles son mis retos? Mantener una relación a largo plazo.

Hombres Alfa:
Son Hombres. Son personas que son capaces de follar con una mujer tras una primera mirada. Una conversación con estos hombres deja a las mujeres más empadadas que el océano atlántico. Los pocos que no consiguen follar, son porque las mujeres no han podido aguantar esa presión vaginal hasta llegar a casa y gritar como si hubiesen sido torturadas.

 

Hasta aquí se ha explicado que el macho Alfa es aquel que mantiene todo tipo de privilegios dentro de una etnia (humanos) o manadas (animales), los machos Alfas poseen sus privilegios debido a la gran influencia que estos poseen en su grupo y las características de supervivencia aplican para su auto regulación y conversación en el entorno en el que se desenvuelven.

¿A qué aspiro? A todo lo que te propongas.
¿Cuáles son mis retos? No hay niveles superiores en este campo. 10/10

 

Hay que decir que pertenecer a las categorías Alfa, Beta y Omega es cuestión de actitud, el físico no tiene cabida en estas descripciones.

 

Y bien, que tiene que ver el Sibarita en este desglose de machos?

Venga entonces un poco de información para contrarrestar el texto

 

-Sibarita:

Se llama sibarita a una persona de gustos refinados e inclinada al lujo. Por lo general, se trata de personas con alto nivel adquisitivo, gracias al que pueden permitirse el acceso a artículos y bienes exclusivos y de valor elevado. Algunos pueden tener el hábito o costumbre de hacer ostentación de dicho poder adquisitivo, y en tal caso, dicha ostentación forma parte de su carácter sibarita. El sibaritismo puede referirse a cualquier orden de la vida o volcarse de forma más concreta en determinado tipo de bienes o manifestaciones y, así, pueden encontrarse sibaritas de la comida, de la música, de la tecnología, etc.

 

Cada cual con sus gustos, fantasías, roles, aspiraciones, según sus aptitudes, pero? Porque siempre hay un pero… Qué sucedería sin un macho Beta (ni mencionar a los Omega, ya que como se argumentó al inicio, quedan fuera de todo este embrollo), inconforme con su miserable forma de vida, deseara tener lo que otros con mayor conocimiento, destreza y jerarquía lo tienen bien merecido.

 

Un auténtico y detestable paria, de esos galanes Alfas, Sibaritas, casi tocados por la gracia divina desde su nacimiento, y no, no me refiero a mí, ya que yo solo soy un catedrático con maestría 2 en manipulación transpersonal.

 

Esos seres que nos encontramos con una bonita imagen, ataviado en un traje Gianni Versace, en

zapatos de piel de anguila, doble nudo windsor, las uñas bien cuidadas gracias al manicure, bebiendo whisky de malta, 20 años en barrica mínimo, la barba de tres días parece de dos, su voz se parece a la de algún locutor de radio, se pueden lavar braguitas en sus abdominales.

 

Y entre su colección de comics, no podían faltar Las Tortugas Ninja, que vaya con el cinismo, de donde vendrían las clases en esto de la Dominación, suplantación y demás sueños superfluo.


Se imaginan como Betas subidos a mas, en artistas como Leonardo da Vinci, no el del antifaz azul, haciendo bosquejos en los prados y bosquecillos de Florencia o a Miguel Angel sentado en su estudio observando el bloque de marmol con el que luego haría una tontería llamada el David, como si fuese catalán. A Cervantes perdiendo la mano por ponerla en el fuego, al Greco antes de Tsipras y del rescate, a Shakespeare escribiendo debajo del balcón en Verona  y todo ello creando en un futuro lejano una utopía que Tomás Moro no llegó a imaginar?

Ahora vamos de pipa y guante con esto de los Doms y las sumis Alfa…Claro, que cada uno vive los momentos como le sale de la punta del pene y lo que siga, la pregunta aquí es, y a donde va a parar todo esto?

 

Pero lo cierto es que así nos luce el pelo, encendido por estas miserables y constantes ganas de que nos saquen las canas al fuego, de echarle la culpa a los demás, de sentirnos los pobrecitos porque nadie nos ayuda, nadie nos comprende, nadie vive en pellejo ajeno, pero en nuestra piel sentimos como hierve ese “Vive el momento” aunque no nos preparemos porque siempre habrá alguien que lo haga por nosotros, porque los demás son unos hijos de puta, porque, para qué estudiar si luego nadie me dará un trabajo, si en el trabajo que tengo me explotan, porque yo merezco mucho más y para eso me quedo en mi casa, o la de mis padres que suele ser lo más común.


Que suerte tuvo Miguel Ángel que solo tenía que observar el bloque de mármol para saber lo que tenía que hacer después. No quiero imaginar todos los putos días twiteando “Aquí estoy observando una futura maravilla, un delicioso carbón en mis manos y que después de tanto pulirla se convertirá en una delicada joya” o “Su piel será cincelada con mi Dominación para crear una belleza perfecta”. Suerte tuvieron.

 

Aprovecha el momento nena, que no todos los días conoces a alguien con todas las características de macho alfa en mí!

 

 

Sátiro Demencia

 

 


Satiro Ago 7 '18 · Valorar: 4
Satiro H

Nos gustan los fuegos artificiales, demasiado, esa explosión de colorido nocturno, esos fogonazos de deseo envueltos en el retumbar sonoro del trueno. Nos gustan los fuegos artificiales. Y en general, salvando las particularidades, nos gusta que esos fuegos sean lo que rodea y adorna nuestra vida.

 

Super Amos enfundados en sus trajes de Dominantes profesionales, hablando con vehemencia, sumisas afincadas en ese rinconcito perfecto de sumisión y entrega, esclavas de sus ropajes, símbolos, protocolos y palabrería.

 

Los observadores que juzgan como todos pero dicen que no lo hacen inmersos en un vive y deja vivir cuando es más un live and let die. Parece una bacanal de impresiones y consejos, un espectáculo de burlesque donde hay más maquillaje y mentiras  que información sentida y con sentido, donde suena el organillo y se pasa el plato para ver que se puede cazar.

 

Pero eso no es, las teclas enmascaran la realidad de la mayoría, de los deseos expresados y magnificados, de esas fotos en posiciones imposibles, de videos que afrontan realidades de mentira, de atribuirnos la propiedad absoluta del buen Dominante y la buena sumisa, de la floritura y la medalla en el pecho, porque eso es lo que somos. Sacamos la cartera y enseñamos nuestro carné de golfo o golfa, que viene a ser lo mismo, de la élite del rollito para chasquear los dedos y poder decir, yo sé, hago, pienso y digo las cosas y los actos mejor que tú, y que tú y que tú, pobre novato.

 

Pobres de espíritu y de conocimiento, cuando entramos en esas batallas donde disfrutamos del drama ajeno haciendo del nuestro el máximo exponente.

 

Cuando al final lo único que se entiende es puta, perra, Señor, Amo, zorra, esclava, azote, culo y ¡coño ya!

 

Cuando el sentido de la sumisión es hacer y no sentir, cuando el sentido de la Dominación es ordenar y no aleccionar, cuando se pierde uno en el laberinto de la hipocresía y la falta de sentido común, cuando se desprecia besar las manos por enaltecer los cortes, cuando el silencio es menos importante que abrirse o que te abran el culo algunos acólitos del Dominante para hacerte creer que así eres más y mejor sumisa y él, más y mejor Dominante.

 

Al final, ¡como nos gusta o como creemos que es lo mejor, somos lo que mostramos y más de una vez lo que ocultamos!..®

 

Sátiro Demencia

Satiro Ago 6 '18 · Valorar: 5
EROSRAVZLA H

Continuacion de Y ME HIZO SU SUMISA


IV PARTE CUATRO

            Había sido una noche larga pero debo confesar que ninguna Perra, ninguna Sumisa lograba excitarme y desquiciarme como aquella pequeñita hembra, hermosa, carita de ángel; menudita pero bien proporcionada, piel clarita de seda, trasero paradito,  piernas simétricas y torneadas, sus téticas pequeñas y duras como 2 manzanas eran coronadas con unos pezones oscuros y puntiagudos que al excitarse invitaban a morderlos o ponerles las pinzas. Su coño abultadito, una bella flor de labios oscuros que contrastaban con su piel pero intensamente rosados al entreabrirse dejando  ver un clítoris corto pero claramente visible, siendo una delicia lamerlo y morderlo hasta lograr la dureza de un garbanzo.

           Su pasión y su entrega me impresionaron  y sentirla acabar, correrse como una Perra arrecha y quedar desvanecida colgada de sus muñecas produjo en mí una mezcla de ternura y deseo irrefrenable haciendo que mi verga alcanzara un grosor y una dureza desconocida.

             Suelto sus muñecas y la alzo en mis brazos sintiendo lo livianita que es al colgarse de mi cuello, esta extenuada, sudada, pero la erección de sus pezones me indican que está dispuesta a ser usada y cogida a placer, entregada a mi voluntad y mis deseos.

             La llevo hasta la cama haciendo que extienda los brazos y las piernas hasta formar una X  procediendo a amarrar con unas tiras de seda negra  sus muñecas y tobillos que la sujetan a unas argollas discretamente fijadas al borde de la cama. La miro desde mi altura. La visión de verla así atada y expuesta, su mirada febril entre temerosa y ansiosa hacen que mi corazón lata a mil y mi verga deje salir gotas cristalinas que humedecen su cabeza.

        Del armario, donde guardo los implementos que uso en mis sesiones, saco un largo fuete terminado en una lengüeta de cuero. Renata lo mira asustada, sus ojos se abren exageradamente y se mueve inquieta pero imposibilitada de zafarse de sus ataduras.

- Por favor, por favor Amo no muy duro- musita

-Shhhhh, tranquila pequeña, confía- le digo al oído deslizando mis labios para besar su boca, lo que la tranquiliza un poco.

       Con la lengüeta del fuete comienzo a recorrerla, delineo su cara, sus labios, bajo por su cuello, bordeo sus senos y acaricio sus pezones, desciendo despacio por su torso, dibujo su ombligo, paso a su vientre camino a sus piernas rozando levemente su coño, acariciando luego la cara interna de sus muslos descendiendo siempre despacio hasta sus pies desnudos,  siento que la excitación la embarga desterrando sus miedos y me agacho para besar y lamer sus pies; la escucho jadear, gemir cuando prácticamente la poseo en sus pies.

          Me levanto y de nuevo comienzo a recorrerla con el fuete, ahora en sentido inverso hasta llegar a sus muslos, acariciándolos ahora más intensa y lentamente hasta llegar a su coño, bordearlo, dibujarlo con la espiga, entreabrirlo para mirar como mana sus jugos y empapa la lengüeta. Renata mueve sus caderas abre lo más que puede los muslos buscando el contacto con la lengüeta del fuete, en ese momento y de improviso Zaaasss! Suelto un fuetazo sobre su coño abierto.

      Renata se cimbra, un gemido sale de su garganta

-Mas Perra?-

-Si Amo massss-

1

-Mas duro?-

-Si Amo-

 2

-Mas?-

-Sii-

3

-Mas?-

-Siiiii!!-

4

-Mas?-

-Siiiiiiii!!!-

5

       Cada uno es un gemido, un grito ahogado, una contracción de su cuerpo, suda copiosamente y su coño esta rojo, hinchado y muy mojado. Paro y me inclino entre sus piernas con suavidad y lentitud exasperante lamo, chupo, mordisqueo  todo su coño, mi lengua entra, sale, saborea y caracolea en su clítoris  lo que hace inevitable que Renata se corra varias veces en mi boca, su cuerpo convulsione y baje una cascada de fluido que llena mi cara tras experimentar varios orgasmos  dejándola una vez más exhausta y desmadejada sobre la cama.

      Nada iguala esa sensación y ese poder de sentir a tu hembra y tu Perra satisfecha, plena y agradecida de su Amo, por eso una vez más pospongo mi propio placer, así que aún estoy con la verga dura, tiesa, espero que los lectores no me dejen así y alguien al igual que yo añada el próximo capítulo.

 

Dicarlo.

 

 

 

 

 

V

            Desde que la señorita Renata llego a la casa Mi Amo solo ha tenido ojos para ella. . . y lo comprendo ella es hermosa, dulce y de un transparencia que desarma y desactiva en mí cualquier vestigio de celos y me ha hecho sentir por primera vez deseos por otra mujer.

           No he podido sacarla de mi mente a partir del momento en que la vi allí tendida, desnuda y profundamente dormida después de que Mi Amo la usara y la hiciera gozar, ni olvidar su vergüenza y sonrojo cuando notó que la admiraba antes de pasarle la bata, que aunque cubrió su desnudez la hizo lucir más sensual aun. Tampoco se aparta de mí la turbación que sentí cuando la ayudé a desnudarse para entrar al jakuzzi  o luego cuando enjuagué su cuerpo para retirar el jabón y envolví su cuerpo en una toalla para secarla, en ambas ocasiones mis manos como sin querer tocaron sus zonas erógenas y tuve que contenerme para no hacer explicitas mis caricias aunque por su rubor supe que no fue indiferente a las mismas.

           Ahora debo confesar algo, como conozco como la palma de mi mano esta habitación pude colarme en ella y desde un lugar discreto, fuera de la mirada de Renata, observar mientras mi Amo la usaba y hacia gozar, no pudiendo evitar el tocarme y masturbarme a la vista de tan excitantes escenas. Así que mis manos trémulas recorrieron mi cuerpo llegando a sentir cada caricia, cada tormento, cada orgasmo  que Renata disfrutó en manos de Mi Amo.

           Por lo tanto no había dejado  de estar en una excitación continua, con mis pezones adoloridos de lo duro y apretado que estaban y mi coño húmedo e hinchado de tanto acariciarlo, así me encontraba cuando sentí a Renata correrse como loca en la boca de Mi Amo. Pensé que allí mismo este la tomaría y usaría hasta satisfacerse pero una llamada a su celular le obligo a ausentarse temporalmente.

-Renata, perrita, descansa un poco ya regreso, debo atender algo-

-Está bien Mi Amo- susurro ella con una sonrisa y cerrando los ojos para relajarse

           No pude evitar el impulso, salí de mi escondite y silenciosamente me acerque a ella por detrás de la cama, observando y admirando una vez más aquella adorable criatura, amarrada y expuestas sus delicias para mi goce, me arrodillé detrás de su cabeza, todo mi cuerpo temblaba, jamás había besado a una mujer y estaba a punto de hacerlo.

           Renata aún seguía con los ojos cerrados, quizás medio dormida,  lo que me animó a arriesgarme, bese suavemente su frente, sus parpados, busque sigilosamente sus labios haciendo apenas un leve contacto con los míos y entreabriéndolos con mi lengua para besarla, ella respondió, las lenguas se encontraron haciendo que mi corazón se acelerara ante tan dulce caricia, ella, posiblemente porque notó la diferencia de los besos, entreabrió los ojos, se puso rojita como la grana pero no retiró sus labios.

            Dios!!! No podía creerlo estaba pasando, nuestras bocas se unieron ahora sin temor, las lenguas se entrelazaron aún más, explorándose fundiéndose la una en la otra, sentía su respiración agitarse y su corazón desbocado como el mío.

              Tan absortas estábamos que no notamos cuando entro El Amo, pudiendo notarlo yo cuando  lo tuve de frente, me paralicé, pensé se pondría furioso con ambas y por mi mente pasaron los castigos que nos esperaban.

-Renata El Amo  está- susurre tratando de advertirle

-mmmm sigan- ordeno su voz sin atisbo de enojo antes que pudiéramos reaccionar

Así que continuamos, primero tímidamente, llenas de vergüenza pero ambas ansiosas y excitadas nos dimos un largo e intenso beso de lengua.

-Bésala toda, baja por sus mejillas hacia su oreja y su cuello- ordenó

Mmmm  ni corta ni perezosa cumplí su orden, deslice mi lengua hacia su oído susurre

-Te deseo, es mi primera vez-

-Igual me pasa Irene-

-Suéltale las manos- pidió El Amo mientras él le soltaba los tobillos

Así lo hice y volví a besar y lamer  su cuello, sus hombros

Renata respondía a cada caricia, sentía su cuerpo estremecerse y gemir suavecito

-Busca sus senos- lámele y bésale las tetas

-Asiiii pásale la lengua alrededor de las aureolas-

-mete sus pezones en tu boca y con la lengua acarícialos en círculos- así lo hice y Renata ya sin tapujos dejo salir su placer y excitación.

-Mi Amo me vuelven loca-

-Goza Perra siente a Irene y a mí en su lengua-

        Yo iba serpenteando sobre el cuerpo de Renata, sus senos a la altura de mi boca y los míos a la altura de la suya, instintivamente ella busco mis pezones con su boca haciéndome estremecer cuando la sentí chuparlos y lamerlos.

      De allí en adelante perdí la noción del entorno, la voz del Amo más que guiarme era un adelanto del próximo paso y nos azuzaba para que nos diéramos placer la una a la otra lo que nos enervaba aún más. Sentía a Renata lamer, chupar, morder mis senos, mi torso, mi ombligo, mi vientre, respondiendo yo igual a sus caricias y ambas deslizándonos despacio hacia el centro de nuestro placer.

         Estaba fascinada con todo aquello, mis sentidos, mi tacto, mi olfato, mi gusto nunca habían acariciado, olido,  paladeado, degustado la tersura y el sabor de otra mujer y al hacer contacto mi lengua con la ranura de su coño fue como saborear  el más rico postre que probé en mi vida, ese almíbar cristalino y espeso de sabor entre dulce y salado, olor a mariscos frescos, impregno mis sentidos, haciendo que mi lengua se volviera golosa, explorando, lamiendo, chupando tan divino objeto de placer; recibiendo a mi vez el mismo trato de la boca de Renata lo cual nos hacía gemir y gruñir como perras en celo.

De pronto la voz del Amo nos sacó de nuestro ensimismamiento

-A ver Perritas que yo también quiero participar-

-Irene dale la vuelta a Renata, ponte tu debajo-

Ambas obedecimos quedando Renata encima de mí con las nalguitas levantadas hacia El Amo

El Amo abrió las piernas de Renata poniéndose en medio de ellas y deslizando su grueso y duro pene en el coño mojado de ella. Esta lanzo un alarido al sentir como la verga del Amo llenaba la cavidad de su coño mientras mi lengua rozaba su clítoris; así comenzó el Amo su bombeo, su verga entraba y salía del coño de Renata sintiendo yo cada embestida en la punta de mi lengua.

Mi excitación crecía buscando el clímax al sentir la lengua de Renata devorando mi coño y la verga del Amo rozando mi lengua al ir y venir, los tres resollábamos y jadeábamos acoplados como un perfecto pentagrama.

-Vamos Perras denme su lechita, que voy a explotar- diciendo esto acelero sus embestidas y nuestros deseos, llegando juntos a la cumbre del clímax.

- Me vieneeee!!!- grito Renata

-Me corroooo!!!-  Gemí yo

-Saleeeeee!!!- farfullo El Amo embistiendo furioso el coño de Renata

Escuchándose al unísono un aahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh  al sobrevenirnos un intenso orgasmo.

Renata apretaba y aflojaba las nalgas a medida que los chorros de leche del Amo se vertían en su interior y su boca bebía con desesperación los jugos de mi coño que llenaban su rostro. Mientras en mi boca se juntaban el acre sabor del semen de Mi Amo y el dulce/salado de los jugos de Renata.

Extenuados caímos uno al lado del otro quedando Renata al medio y así abrazados nos encontró por primera vez el amanecer.

 

Fin????

Natylava

EROSRAVZLA Ago 5 '18
Satiro H

La expresión fue popularizada por la película estadounidense de 1944 Gaslight, titulada en español Luz que agoniza.


La situación de acoso representada en Luz que agoniza ("Luz de Gas") se va desarrollando de manera progresiva, según una pauta tan real como la vida misma, que es lo que hace que la película sea tan convincente e impactante.


Los pasos seguidos por Gregory, en un orden escalofriantemente calculado, son sumamente eficaces y pueden producir prácticamente en cualquier persona las mismas reacciones que en Paula, a menos que la víctima se dé cuenta a tiempo.


Ésta es la estrategia que sigue Charles Boyer para volver loca a Ingrid Bergman:


1) Establece con ella una relación privilegiada, enamorándola con seductoras atenciones y casándose con ella.


2) Limita su vida social, confinándola en casa y evitando visitas, para aislarla de otras influencias.


3) Manipula su realidad, introduciendo circunstancias anómalas, como reducir el suministro de gas para que las luces parpadeen y agonicen , producir extraños ruidos, hacer desaparecer un preciado broche y otros objetos, etc..


4) Invalida su percepción, convenciendo a Paula de que sus sentidos la engañan, cuando en realidad ella percibe los extraños acontecimientos correctamente.


5) Introduce soterradamente la duda sobre todos sus actos y procesos mentales, llevándola poco a poco a cuestionarse seriamente su cordura.


6) Aprovecha los arrebatos y las crisis de nervios que ocasionalmente sufre Paula-Ingrid para cargarse de razón, ocultando que, en realidad, ella está sucumbiendo al estrés de la situación que él ha creado.


7) En la película, la secuencia es interrumpida antes de llegar al paso séptimo, deshacerse de la víctima, gracias a la oportuna intervención del detective de Scotland Yard.


Incluso en este detalle final conserva Luz que agoniza su realismo, al ilustrar que, una vez puesta en marcha la relación de acoso, es difícil que la víctima pueda salir de ella por sí misma, siendo necesaria una enérgica intervención externa para salvarla.


Fuentes:


La persuasión coercitiva, modelo explicativo del mantenimiento de las mujeres en una situación de violencia de género. II: Las emociones y las estrategias de la violencia de A. Escudero Nafs.


 


Cuando hablamos de "Luz de gas" o gaslighting, hablamos de persuasión coercitiva, lavado de cerebro y de violencia psicológica. Hacer "luz de gas" consiste en conseguir que alguien dude de sus sentidos, de su razón y hasta de los hechos que presencia. Se trata de un eficaz método de acoso que manipula emocionalmente a la víctima para anular su voluntad.


"Luz de gas" es una forma de manipulación muy común y utilizable cuando se inician pláticas entre Dominante/sumisa, poco perceptible para quienes no están familiarizados con ello.


Es importante conocer esta tipo de manipulación ya que si no es empleada con la suficiente información y tacto, puede ser causante de daño psicológico y emocional que podría ser devastador.


Tendemos a pensar en los manipuladores como villanos o monstruos, incapaces de pensar que la gente que queremos y que nos quiere puede hacer a veces cosas semejantes.  En algunas ocasiones la gente nos quiere, pero nos quiere muy mal, y por eso, a veces es la propia sociedad quien no nos enseña a revelarnos contra estos comportamientos de nuestros seres queridos. En las personas que puede hacernos Luz de gas subyacen creencias de crecimiento mutuo, que piensan que entre las personas pueden establecerse relaciones de posesión y exclusividad, que las percepciones y juicios de los demás pueden cambiarse a voluntad, y no permiten intercambio de opiniones.


La dependencia hacia el manipulador, por el contrario, es cada vez mayor. Éste invalida sus percepciones y sus sentimientos constantemente, incluso en situaciones cotidianas, cuestionando su forma racional de pensar y aduciendo a alguna característica que denomina “enferma”, desaconsejando el contacto social e imponiéndose a sí mismo como agente que vela por su salud. De esta manera la dinámica no se rompe y se perpetúa mientras que las relaciones más cercanas a la víctima lo desconocen totalmente.


En no pocas ocasiones, el propio entorno de la sumisa no percibe que esta situación sea un “juego” de consenso. Un escenario que empuja a la sumisa a entregarse sin límites en sí misma, a repetirse, y aceptar que no está siendo víctima de un maltrato.


La persona se cuestiona constantemente lo que siente, piensa o dice, y termina por no contárselas a nadie, sintiendo que está perdiendo su cordura.  Su capacidad para la toma de decisiones es cada vez menor, y siente una increíble ansiedad cuando tiene que tomar alguna, delegando al Dominante cualquier tipo de iniciativa.


Para quién sabe persuadir de forma asertiva tiene de entendido que se trata de un eficacísimo método para manipular a antojo y anular voluntades, para hacerse dueño de la víctima y convertirla en su esclava.


Para quien es la primera vez que lee sobre esto, de entendido tendrá desde este momento, que mucho de lo que es conocido como Dominación Mental no trata de un juego, sino de una forma más de manipulación empleado para la seducción del rol inferior


Al final solo quiero aclarar que no se trata de poner en duda la manera en que ejerce el Dominante, soy un fiel creyente de que cada uno tiene el derecho a una relación sana, libre y satisfactoria, donde las personas se quieran bien y la aportación de cada uno sea valorada, respetada y disfrutada.


 Sátiro Demencia

Satiro Ago 5 '18 · Comentarios: 2
ErnestoDomBDSM H
Me fascina la posibilidad de cada instante poder disfrutar de un mundo tan maravilloso como el BDSM!! Siempre es distinto en cada ocasión, muchas cosas quedan fueras en una sesión, pero siempre hay una "otra" vez donde podrán ponerse en práctica y experimentarse..
ErnestoDomBDSM Jul 31 '18
EROSRAVZLA H
Quiero compartir con ustedes esta interesante experiencia que tuvimos en mi Foro de IMVU. Partiendo de un primer relato escrito por RENATA REYES otros integrantes del grupo lo continuo desde la perspectiva del personaje que asumió. Aquí el Relato original y la primera y segunda continuación.


I PRIMER RELATO


Hola, no sé muy bien cómo abordar estos temas, me inquieta y perturba, pero siento la necesidad de compartir mi historia.

Soy una chica joven, 23 años,  moderna, dicen que bonita aunque chiquitica (1:52 de estatura) ojos miel, piel blanquita (yo me considero desteñida jiji) y estudio 1er. Año de Comunicación Social. Mi vida más que normal era simple, inclusive  anodina hasta que algo sucedió.

Hace como un año y medio asistí en la mañana a un seminario, “La Comunicación Social, Perspectivas y Tendencias”  todo transcurría dentro de lo corriente hasta que ÉL apareció. Yo ocupaba un puesto en la primera fila, muy cerca de los oradores y estaba medio distraída, miraba unas notas mientras el moderador anunciaba al próximo ponente.

-Hora escucharemos al Lic. Andrés Querales, profesor de ética comunicacional en la Universidad Computense de España-

De pronto una voz, que digo una voz, un ¡vozarrón!

-Buenos días a todos y todas. Espero que pasemos un rato agradable y que saquemos de él las mejores conclusiones y aprendizajes que nos hagan mejores comunicadores-

Hizo que mi mirada se levantara inmediatamente hacia donde salía tan matizada, profunda y cálida voz para encontrarme con un hombre guapo, pelo entrecano y unos ojos grises acerados que al sentir que me miraban erizaron sin saber por qué toda mi piel.

Desde ese momento toda otra cosa se borró para mí, incluso el contenido de lo que decía, solo me envolvía aquel cautivante tono de voz y esa mirada penetrante casi intima que se cruzaba con la mía (más de lo común me parecía a mi) .

Al terminar, hice algo que nunca imagine que haría, me acerque a él y mentí descaradamente

- Profesor, me pareció fascinante su exposición –

- Gracias señorita. La verdad note su interés en mis palabras-  dijo clavando su mirada en mis pupilas.

Debo haberme puesto roja como un tomate pues se sonrió de medio lado, extendió su mano y dijo

- Mucho gusto señorita, Andrés Querales- y su mirada me envolvió de pies a cabeza estremeciéndome de nuevo.

- Un placer profesor, Renata Reyes- pude balbucear

Como si fuera lo más natural, me tomó por el codo suave pero firmemente diciendo

-Venga tomemos un café-

Yo me deje conducir, incapaz de resistirme a su voluntad, tomamos un café y una vez más solo escuchaba el tono de su voz y me dejaba acariciar por esa mirada ahora audaz y descarada: para quedar sorprendida cuando al levantarnos para despedimos me tomo de la nuca con sus manazas y susurro cerquita de mí:

.Quiero que vengas eta tarde a mi casa- y al soltarme me extendió su tarjeta personal y se marchó

Yo me quede parada como una tonta, sin reaccionar, el corazón acelerado, mi mente confusa y llena de imágenes y mi piel con una sensibilidad extraña para mí. Así salí de la cafetería y como autómata me dirigí a mi casa.

Al llegar a casa fui directamente a mi cuarto, deje en desorden lo que llevaba en mis manos. Tome solo la tarjeta y me deje caer en la cama.

- mmmm que era esto que me pasaba?  Estaba loca?? Como podía alguien solo con su mirada, su voz y aquel contacto de sus manos perturbarme y hacerme sentir este calor en mi piel. . . que hasta me hizo humedecer mi ropa interior- .

- mmm estaba chiflado si creía que iría a su casa pensaba mientras leía y releía su tarjeta-

Estaba tan cansada que me quede dormida; al abrir los ojos ya había atardecido. Me pare como un resorte al recordar la cita con Andrés.

-mmmm si, a quien engaño, todo mi ser y mis sentidos me piden a grito que vaya. . . e iré

Me di una buena ducha, me vestí a la carrera con un vestido beige corto abotonado al frente y amplio cinturón de cuero rojo completando mi atuendo con unas sandalias del mismo color;  cuidando solo de escoger una hermosa combinación de sostén y tanga de encaje negro.

Tome un taxi y en un estado de ansiedad y excitación inimaginado hice el trayecto hacia su casa.

Con sumo temor toque el timbre, un solo toque como ligando que nadie saliera, pero no a los 3 minutos se abre la puerta y una bella joven se asoma, me asusto, habré llegado en mal momento? Esta quien será?

La chica rompe mis pensamientos y con amable sonrisa me dice:

- Señorita Renata?- asiento con la cabeza – Pase señorita el Señor la recibirá en el estudio-

A paso inseguro sigo a la chica quien me abre la puerta hacia un amplio despacho, al entrar observo con curiosidad ese aposento, piso de alfombra blanca y mullida, sobrio decorado en negro y grises una salita de estar, generosa biblioteca,  con un escritorio y 2 comodas sillas enfrente. De pronto mi vista se fija en un cuadro detrás del escritorio, y de inmediato un escalofrió recorre todo mi cuerpo pues reconozco el símbolo del BDSM pues en mis correrías en IMVU me familiarice con ese tema.

Estando absorta y asustada observando el cuadro, siento esa poderosa voz casi en mi oído,

-Buenas tardes señorita Renata, conoce el símbolo del cuadro?-

Casi me desmayo, me volteo lentamente y atino a contestar

- Buenas Andrés, si lo conozco-

-Entonces sabes a lo que vienes?-

Y sorprendida y rendida sin luchar me escucho decir.

-Si Mi Señor-

Andrés me toma de nuevo por la nuca como esa mañana, me pega a él y besa mi boca, primero con dulzura para luego darme el beso más profundo y posesivo que había recibido en mi vida. Instintivamente abro mi boca y respondo con todo mí ser al beso de ese hombre desconocido que me conmueve y me subyuga.

Su lengua busca la mía, la explora, la reconoce,  la sorbe, como si en ello me sorbiera el alma, me pego a él ya sin voluntad para resistirme a nada. Me asusta lo que vendrá pero todo mi cuerpo lo desea y mi vagina llena de almíbar es prueba irrefutable de ello.

Me separa de él, me mira y es como si me poseyera haciéndome temblar como una hoja al viento

-Eres preciosa, y serás la flor más hermosa de mi jardín- diciendo lo cual suelta mi cinturón dejándolo en su mano mientras va desabrochando mi vestido botón a botón. Mis piernas apenas me sostienen, a cada botón que desabrocha mi cuerpo se estremece anticipando lo que pudiera venir. Al soltar el último sus manos le hacen deslizarse desde mis hombros para caer a mis pies.

Nunca me sentí tan desnuda e indefensa, aun conservando mi ropa interior, sus agiles mano sueltan mi corpiño que va a acompañar a mi vestido, mis senos quedan liberados, turgentes, mis pezones duros recogidos en su aureola apuntan impúdicos hacia él que se inclina para bajar mi tanga. Siento como mi rostro se enciende al ruborizarme pues sé que notará mis pantaletas empapadas en mi almíbar, cosa que confirmo al verle llevarla a su nariz y a su boca antes de dejarlas caer al suelo con una pícara sonrisa en su rostro.

Con delicadeza hace que me dé la vuelta quedando de espaldas a él, para con la palma de su mano separarme las piernas e inclinarme levemente exponiendo más aun mis nalgas. Luego de un minuto que pareció eterno ¡zaaass!!! Siento el picor de la punta  de mi cinturón al estrellarse con fuerza sobre mis nalgas. . . un gemido sale de mi boca. . .

-Sshhhhh tranquila perrita, cuenta.

-Uno-

-dos- cada correazo es un corrientazo que enrojece mis nalgas

-tres- Sollozo pero mi humedad me delata

-cuatro-

-cinco- y a cada correazo un emanar de almíbar se asoma a mi vagina              

-seis-

-siete-

-ocho- para este momento gotas de mis jugos corren por mis piernas

-nueve-  yaaa por favor suplico

-diezzzz- y mi cuerpo se estremece entre el dolor y el placer

Siento alivio al parar los correazos, pero imaginar mis nalgas blanquitas, enrojecidas y marcadas a su vista me llena de un extraño placer.

Lo siento arrodillarse a mis espaldas, con suavidad y lentitud llena de besos mis adoloridas y enrojecidas nalguitas para luego pasar su lengua entre las 2 medialunas de mis posaderas, yendo desde mi coñito a mi ano recogiendo en su lengua todo el almíbar derramado.

Siento mis piernas desfallecer, pero me sostiene con sus manos mientras su lengua y su boca lamen, chupan, sorben mi coñito y mi culo en una frenética mamada que me hace gemir y gritar deseando correrme en su boca. Parece leer mi pensamiento.

.Vamos perrita dame tu leche, derrámate en mi boca-

Bastaron esas palabras para que ante el acoso y urgencia de su lengua   desde mis entrañas surgiera un fuerte y prolongado orgasmo, provocándome incontrolados espasmos de mi vientre y mi coño que definitivamente me hicieron derrumbarme a la mullida alfombra dejándome caer a su lado.

Se acostó frente a mí, muy cerquita y cara a cara, mirándome con esos ojos grises y profundos me dice.

-Serás de ahora en adelante Mi Sumisa, para mi goce y tu disfrute quedando tu cuerpo y tu voluntad sometidas a mi autoridad y mis deseos ¿Estás de acuerdo? -

-Si Mi Señor- conteste firmemente y sorprendida por mis ojos llenos de lágrimas, dejé salir un llanto que me reconfortó, más aun al abrigarme acurrucada en sus brazos donde me sentí más libre y protegida que nunca.

Así comenzó esta historia de entrega y sumisión que si les agradó continuará. . .

 

Renata Reyes

 

II SEGUNDO RELATO


Quedé tan cansada y satisfecha física y mentalmente que me dormí  profundamente  en la alfombra y acurrucada en sus brazos, no sé cuánto tiempo pasó pero desperté recostada sobre una almohada y Andrés se había ido dejándome una nota: “Renata, perrita, te quedaste tan rendida que no tuve valor para despertarte, Irene te atenderá. Regreso antes de la 1am.”

Me paré azorada, sin noción del tiempo ni de espacio para encontrar sentada cerca de mí a Irene quien al parecer vigiló mi sueño y con calidez me sonrió alcanzándome una bata de seda blanca y diciéndome.

-Señorita, descansó? La vi dormir plácidamente, el  Sr. Andrés me pidió que le cuidara y atendiera

Tomé conciencia de mi desnudez y tome la bata para cubrirme rápidamente aunque debo confesar que la simpatía y sencillez de Irene desarma.

-Gracias, Irene, disculpa tanta molestia-

-De nada señorita, es un placer servirle; seguro despertó con hambre-

- mmmm pues sí, ahora que lo mencionas si- le sonreí francamente

-pues venga el Sr. Andrés me pidió preparara su baño y dispusiera para usted una cena ligera en su cuarto, el no tarda mucho en llegar pues es casi la medianoche-

Dios!!!! Esto era una locura estaba en una casa desconocida, atendida como una reina quizás por otra sumisa de Andrés y yo en vez de salir corriendo estoy disfrutando de esta situación. Así que la seguí tranquilamente sin dejar que las dudas y la razón entraran en mis pensamientos.

Quede con la boca abierta al entrar a aquella inmensa habitación que en un solo ambiente contenía una cama redonda enorme, un pequeño estar íntimo, un tu y yo para comer y un yacusi sensacional que se veía preparado con un tentador baño de espumas.

Irene me condujo hasta él, recogió mi pelo en un moño, me despojo de la bata tomándome de la mano mientras me sumergía en la tibia y deliciosa agua espumosa.

-Relájese y despeje su mente, mientras preparo algo ligero para su cena- musito Irene mientras se retiraba dejándome sola.

Traté de relajarme, poner mi mente en blanco y entregarme al cálido contacto del agua tibia, mas mi mente era un hervidero que al cerrar los ojos reproducía lo acontecido y  la erótica experiencia que había vivido, provocando que mis pezones se endurecieran y mi entrepierna se agitara. Agradecí que Irene regresara más pronto de lo previsto evitando que ante la excitación me masturbara allí mismo.

-Señorita permítame ayudarla- dicho lo cual me incorporo en la bañera y con una ducha de teléfono comenzó a enjuagar mi cuerpo retirando el exceso de jabón, sus manos apenas rozaban mi piel, pero cada roce me perturbaba y me hacía estremecer, no me atreví a protestar pues sus roces eran tan sutiles que temí pasar por malpensada tergiversando una acción inocente.

Al salir del yacusi me envolvió en una enorme y suave toalla blanca secando mi cuerpo y repitiendo esos toques que despertaban mis sentidos, así como si solo realizara su labor  rozó mis pezones y mis senos, frotó mis nalgas y secó mi entrepierna; una vez más me deje hacer temerosa y asombrada de lo que me hacía sentir, pues jamás pensé ser acariciada por otra mujer o acaso seria mi mente febril la que confundía las cosas.

Terminando de secar mis piernas y mis pies me puso una bata cortita de seda que dejaba a mi parecer muy expuestas mis partes íntimas, me invito a sentarme en el tú y yo, donde soltó y cepilló mi cabello dejando mi melena suelta y lisa.

- Lista, quedó preciosa!! – (al soltar esa frase sentí mis mejillas colorearse) – Ya regreso con su cena-

Había quedado de espaldas a la puerta y al sentir que esta se abría pensé era Irene con la cena. Pero él está lleno de sorpresas, llego por detrás, le reconocí por su aroma y lo fuerte y suave a la vez de sus manos que sin permitir voltearme colocaron alrededor de mis ojos una oscura venda que cegó mi mirada, de inmediato mi corazón dio un vuelco y mis sentidos se activaron.

-Hola Pequeña, descansaste, estas hambrienta? – susurro en mi oído besando de paso el lóbulo de mi oreja.

- mmmm hola Mi Señor, si descanse y estoy hambrienta, que hace?-

-Alimentar a mi Perrita- dijo alegremente sentándose junto a mí

Fueron segundos de expectación, de ansiedad, pues nada podía ver y no sabía a qué atenerme; al instante sentí en mis labios algo suave y dulce.

- ¿Qué es?-  pregunto burlón

-mmmm melocotón?—

- Muy bien perrita jajajaj!!! – y me estampo un largo y apasionado  beso en la boca

-¿Y esto? –

- a ver? queso-

-Si pero que tipo?-

-Ementhal?-

-No no equivocada!!!- y abriendo mi bata pellizco fuerte mi pezón sacándome un ayyyy!!!

Así comenzó su juego alternando pedazos de fruta, fresa, piña, cerezas etc. con distintos quesos premiándome con dulces y ardientes besos cuando acertaba y pellizcando duro mis pezones si me equivocaba. Al principio rogaba no equivocarme, después no sé qué deseaba más, si sus besos o sus pellizcos. Solo sabía que me tenía loca, excitada, húmeda, totalmente arrecha.

Lo sentí parase, ponerse a mi lado y ladearme un poco aumentando mi excitación esperando que haría ahora. Siento en mis labios algo dulce, quizás una cereza, algo más grande y dura mmmm al chupar el dulce descubro de que se trata ¡Era su pene lleno de almíbar!!!! Lo lamo y chupo con fruccion, lo siento gemir a medida que mi boca traga su pene, es gordezuelo buen tamaño sin ser inmenso, pienso mientras lo disfruto, es una delicia sentirlo entrar y salir de mi boca haciendo contacto con mi lengua y las paredes húmedas de mi cavidad bucal.

Él vierte almíbar de cuando en cuando haciendo más dulce la felación y llevando su pene cada vez más adentro en mi boca, su respiración y sus gemidos me dicen que está cerca de eyacular, siento algo de temor, jamás he tragado semen y sé que se derramará en mi boca, siento sus nalgas crisparse al momento que con sus manos empuja su verga hasta mi garganta, siento que me ahogo.

-Respira por la nariz!!!!- ordena, al momento siento su cuerpo crisparse y un chorro de semen pasa por mi garganta al unísono con sus gemidos, gracias a Dios lo saca un poco lo que me permite succionar y respirar mejor sintiendo ahora con placer como se derrama por completo en mi boca, chupo y bebo hasta la última gota notando es sensación placentera y desconocida de sentir como su pene duro como una piedra se va relajando y pierde su erección dentro de mi boca.

Me toma por la barbilla levantándome hasta que su boca, atrapa la mía en un largo beso saboreando ambos ese sabor dulceamargo de su simiente. Y con un susurro en mi oído que una vez más me estremece musita-

-Perrita apenas la noche comienza.

Pero esa es otra historia si es que ustedes desean que continúe


III TERCER RELATO


Con solo besarme ese hombre logra enervar mi piel y mis sentidos y sin dejar de hacerlo me carga en brazos llevándome a una pequeña plataforma que no había notado, sobre la cual colgaba una barra horizontal cromada de donde se desprendían unas tiras de cuero negro.

Me deposita de pie sobre la mencionada plataforma, con un sistema de poleas hace descender la barra y uniendo mis muñecas las amarra fuertemente con las tiras de cuero; todo mi cuerpo tiembla. La excitación por lo desconocido hace que un corrientazo vaya de mi nuca a mis genitales y lance un gemido cuando izando la barra me hace quedar colgada de las muñecas. Apenas si alcanzo el suelo si permanezco de puntillas, más si bajo mis talones siento las tiras de cuero enterrarse en mi piel provocándome un dolor intenso en mis muñecas.

Se acerca, retira la venda de mis ojos y clava en mí su mirada acerada, dura pero no exenta de un toque de picardía y dulzura, toma mi cara entre sus manos y comienza a besarme la frente, los parpados, las mejillas hasta llegar a mi boca y darme un laaaarrrgoooo beso de lengua dejándome sin aliento y totalmente excitada ¡Nunca pensé que un beso tuviera tal efecto afrodisiaco!!

Sabiéndome exasperada comienza a descender besando, lamiendo, mordisqueando mi cuello, mi nuca, mis senos. . . mis pezones, allí chupa,  succiona y retiene el pezón entre sus dientes. . . aprieta y jala.

- ahhhhhhh Dios!!!- Exclamo en un gemido y mi cuerpo se contorsiona y esa combinación de caricias y el dolor en mis muñecas cada vez que bajo mis talones, hacen de mí una perra arrecha dispuesta a aceptar lo que sea.

Él me sabe así ¡Caliente! Y juega conmigo como el gato con el ratón, toca, besa, muerde, pellizca todo mi cuerpo, nada entre mi frente y mi vagina escapa a su atención logrando llevarme al punto de querer suplicar que me coja, que me penetre.

Una vez más parece leer mi mente, venda de nuevo mis ojos, le siento desnudarse, vuelve a mis senos lame en círculo mis  pezones, de pronto los succiona fuertemente logrando que estos se pongan más paraditos y duros aun, para casi de inmediato y al mismos tiempo colocar una pinzas de ropa en cada pezón.

El dolor que produce la pinza me sorprende; en mi garganta ahogo un grito que se trasforma en gemido, mi cuerpo se retuerce y suplico:

-Amo por favor!!!-

Me toma de la nuca, me besa y dice;

-Tranquila perrita, respira, relájate, acostúmbrate a la presión de las pinzas- acercando su boca a mis pezones y lamiéndolos alrededor de las pinzas (allí note estaban unidas por una cuerda u otra cosa), poco a poco el dolor se disipa y se transforma en placer cuando su lengua caracolea en mis pezones. Cuando me siente más tranquila toma mis piernas haciendo que estas rodeen su cintura. Al instante siento la punta de su pene hacer contacto con los labios de mi coño y como Mi Amo la hace mover circularmente con su mano.

-Ufff mi coño estila almíbar a borbotones haciendo más suave la caricia de la cabeza del pene, la siento pasar por mis labios hinchados y rozar mi clítoris, que de inmediato se endurece, ahora solo el placer me invade y comienzo a mover mis caderas buscando que su verga me penetre pero Él con sus manos me mantiene separada logrando solo que su pene me masturbe como un dildo y mis deseos de ser cogida aumente.

-A ver perrita pídemelo!!!-

-Por favor Amo, penétreme y hágame suya!!-

Dios!!! Casi me corro al sentir su hinchada y dura verga deslizarse despacito dentro de mí, llenando su estreches hasta llegar al fondo, gimo y suplico.

-Más Amo, más-

Él me toma por las nalgas y comienza su bombeo, primero lentamente con suaves y profundas arremetidas que se van acelerando a medida  que nuestro paroxismo aumenta.

-Así perra, goza, siénteme!!!-

-Dime quién eres??-

-Su perra Amo!!!-

-¿De quién eres?-

-Suyaaaaaaaa!!!-

- Dale Perrita muévete, sigueee-

La velocidad de las arremetidas aumenta, siento que no aguantaré mucho más y cuando ya creía que no había nada que superara esto, mi Amo retira la venda. La visión de sus ojos grises devorándome, su rostro transformado por la lujuria, sudado y enfebrecido me provoco la arrechera más intensa que he sentido.

-Te gusta cómo te coge tu Amo perra?-

-Siiiii, por favor no pare ya no aguanto más-

-Aguanta!! Un poco un poco -

Y al decirlo tomo con una mano la cadena que unía las pinzas y aumento aún más la fuerza de su bombeo.

Perdí la noción y el control de todo, mis caderas se movían frenéticamente, gemía y decía palabrotas. A medida que sentía llegar el orgasmo la presión de las pinzas al estirar mis pezones  se transformó en puro placer, pensé que me desmayaría antes de acabar.

- ¡Vamos perra correteeeee!!!!! – fue la orden

MI cuerpo se tensó como la cuerda de un arco, cien espasmos lo recorrieron  y un

- aaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh coñoooooo -  lleno el silencio de la sala al tiempo que mis caderas acompañaban el ritmo de mi orgasmo. Dejándome caer desvanecida sin importarme la presión en mis muñecas. Andrés me soltó incorporándome y llenándome de besos me alzo en sus brazos aferrándome yo a su cuello.

En ese momento pude notar que su pene aún estaba erecto, duroooo pues él no se había corrido y comprendí entonces que la noche aun no terminaba.

- Pero esa, esa es otra historia –

 

Mmm queridas lectoras y lectores como ven Andrés está con su pene erecto, excitado a más no poder. . .   Renata desvanecida pero anhelante e incapaz de negarse a los deseos y voluntad de su Amo; los vamos a dejar así?  Pues invito a cualquiera y a todos ustedes a continuar esta historia, dejen salir sus deseos y lo que les gustaría vivir en los cuerpos de Renata y Andrés y escriba cada uno un capitulo a continuación. J

 


EROSRAVZLA Jul 30 '18 · Comentarios: 1
Páginas: «« « ... 3 4 5 6 7 ... » »»