es
  • Image 01

    ¡Descubre sensaciones completamente diferentes!

  • Image 02

    ¡Atrévete a cumplir tus fantasías más perversas!

  • Image 03

    ¡Encuentra a un amante que logre complacer tus deseos!

  • Image 04

    ¡Conoce los fetiches más secretos de las personas!

  • Image 05

    ¡Entra a un mundo lleno de erotismo y sensualidad!

  • Image 06

    ¡El camino al placer sólo depende de ti!

Pet Play, el juego sexual de las mascotas from Bristhe's blog


Parece una práctica tierna y hasta infantil. Se trata de jugar a ser animal (incluso disfrazarse como alguno) e imaginar que el acto sexual es como la mascota que eligieron. Aunque no lo creas, se trata de una práctica my común en países europeos y en los Estados Unidos, aunque en México y Latinoamérica es prácticamente desconocido y los pocos que realizan este juego sexual lo hacen a escondidas, como parte de la relación Dominado - Sumiso dentro del BDSM ( Bondage Disciplina Sado Masoquismo).

Sumisión y dominio

Al ser una variante sado uno de los integrantes tiene que asumir el papel de sumiso y el otro dominante. Al imaginar que son animales uno debe fingir ser el dueño y el otro la mascota o el animal.

Se trata de una actividad sexual cuya base es el rol entre dueño y mascota. Las reglas se definen desde el principio y son inalterables durante el juego.

Requiere entrenamiento

Aunque parezca algo sencillo, tanto el entrenado como "su animal" requieren entrar en mood y creerse su papel. Se ayudan con disfraces, caricias, premios y juguetes propios de las mascotas. La tarea del dominado es imitar lo mejor posible su animal predilecto. Hay muchos animales comunes que los entusiastas del juego mascota asumen. Algunos ejemplos son los roles de perros, gatos, conejos, aves cerdos, caballos y muchos otros animales de compañía.

Solo actuación

El pet pley no incluye el uso de animales de verdad, eso está prohibido. Tampoco es de vital importancia que exista coito, la parte medular del juego es la dominación. La sensación de sentirse "superior" a su mascota y tener el control absoluto. Tampoco está permitido el consumo de drogas durante la práctica del pet play, nadie puede ser forzado a realizar algo que no le gusta y está terminantemente prohibido la participación de menores de edad.

Marco Oderus, blogero y aficionado al juego mascota, escribe en su blog: "Para mí, una de las mayores razones por las que me gusta el juego del animal doméstico, además de simplemente ser divertido, es que refuerza al Propietario con una relación de propiedad. Los animales no humanos son propiedad y están totalmente dependientes de su dueño.

"Ellos se alimentan cuando el propietario decide y sólo entonces. Sus juguetes y la atención médica son totalmente dependientes del propietario recordando y haciendo. Esta relación es a menudo también verdadera, de la vida real. El esclavo se alimenta después de su propietario ha comido. Usan lo que sus deseos Propietario, duerme cuando y donde su propietario les dice, y sigue las reglas de su propietario dicta.

"La única diferencia es que sus mascotas no humanos no dan su consentimiento. Usted los elige y puede traer a casa a su antojo. Para mí, ser un animal, es ser ´menos que humanos´ refuerza la dominación de mi Dom de mí. Ella es la dueña y totalmente humano. Soy un cachorro. Su cachorro", escribe Oderus.

Exploración sexual

El pet play es una forma más de exploración sexual, un juego para divertirse un rato antes de la relación coital. En el pet play existen variantes y la más conocida es el pony play, donde hombres y mujeres juegan a ser caballos. Sorprendentemente, a muchas personas estos juegos pueden producirles gran excitación. Parece increíble pero hay quienes nacen con un "instinto animal" que solo pueden ser expresados a través del juego de roles. Muchas veces pasa del juego a ser un estilo de vida.

Algunos de los elementos que integran esta práctica son:

    •  Restringir comunicación verbal, tal vez sólo a ciertas palabras o sonidos de animales, tales como "guau!" O "miau".

    •  Comer y beber en trastes sin el uso de las manos y / o los cubiertos.

    •  Aprender a usar una caja de arena en lugar de un inodoro, o incluso al salir a la calle.

    •  Jugar con juguetes para gatitos cachorros o perros.

    •  Mendicidad en la forma del animal con el que se identifica, como un cachorro lloriqueando.

    •  Jaulas

    •  Simulan comida animal. Para ello hay muchas maneras:golosinas, carne con catsup, atún. Sin embargo nunca consumen alimentos hechos para el animal, es solo el juego.

Atuendo pet
Algunos de los elementos que se incluyen dentro de este juego son arneses, colas acrílicas, bozales, orejeras y otros artefactos que forman parte de un animal domado. A los practicantes de este juego les gusta vestirse, alimentase en una jaula, ser montados y rechinar. Aunque sí es una actividad erótica no necesariamente termina en sexo.

Fetiche deshumanizante
La mayor parte de  las "transformaciones en animales", distan mucho del juego BDSM tradicional. En el Pet play no hay humanos esclavos. Hay una diferencia entre la mascota (deshumanizante en un papel simplista), los papeles sumisos tradicionales (hacer como trabajador, como siervo) y los artefactos auxiliares (objetos inmóviles).

¿Bueno o malo para la salud?
Un estudio publicado en el Journal of Sexual Medicine donde se encuestó a 902 personas que practican el BDSM y 434 personas que prefieren el llamado sexo "convencional" (no BDSM). Cada persona llenó cuestionarios sobre su personalidad, el bienestar general, la sensibilidad al rechazo y el estilo de apego en las relaciones. Los participantes no eran conscientes de la finalidad del estudio.

El resultado fue sorprendente quienes practicaban el juego de la esclavitud obtuvieron mejores resultados en su salud mental: "Son más amigables, menos neuróticos, más alertas, más conscientes y sensibles al rechazo. En general son más seguros en sus relaciones y tienen mejor bienestar general", advirtió Andreas Wismeijer, psicólogo de la Nyenrode Business University en los Países Bajos y el autor principal del estudio.

La conclusión es que...
Las prácticas eróticas consensuadas no son buenas ni malas, simplemente se tratan de alternativas para ejercer la sexualidad. Para algunos puede servir a ser más conscientes y comunicativos en sus deseos sexuales, otros lo ven como algo anormal. Ambas posturas están en lo correcto. Es tan sencillo como que a unos les gusta el heleado de chocolate y otros el de vainilla. Lo saludable de la sexualidad es ejercerla de forma libre, responsable y sin complejos.

Pasiones Prohibidas ®


El Muro

Sin Comentarios
Necesitas identificarte para poder comentar

Publicar

Por Bristhe
Ene 30

Calificar

¿Te gusta esto? puntualo:
Total: (2 votos)

Archivos