es
  • Image 01

    ¡Descubre sensaciones completamente diferentes!

  • Image 02

    ¡Atrévete a cumplir tus fantasías más perversas!

  • Image 03

    ¡Encuentra a un amante que logre complacer tus deseos!

  • Image 04

    ¡Conoce los fetiches más secretos de las personas!

  • Image 05

    ¡Entra a un mundo lleno de erotismo y sensualidad!

  • Image 06

    ¡El camino al placer sólo depende de ti!

Detectar falsos Dominantes from GusRojas's blog


Alertas rojasGustavo Rojas


Alertas rojas que debes detectar a la hora de hablar con un Dom

No escribo este post para que te vuelvas paranoica, pero hay que andar con pies de plomo. Ante todo, búscate a alguien honesto y sensato y pasa de todo lo demás.
Estos son algunos ejemplos de situaciones que ocurren muy a menudo, y de las que debes huir.

  • Te exige que le trates de Señor, Amo o Maestro antes de discutir los límites y relación que vais a tener, antes de conoceros, o incluso durante los primeros mensajes que os enviáis. Esta persona pretende que te sometas por el simple hecho de ser sumisa y él dominante; si no es algo acordado, esto es una alerta roja como la copa de un pino. Tú no tienes por qué ir regalando por ahí tu sumisión a gente que se hace llamar “dominante” y que ni siquiera conoces; si te gusta el jueguecito y es cosa de dos, bien; si no, no tengas miedo de decirle que le va a llamar Amo su santa madre.
  • Te dice que con él no vas a necesitar palabra de seguridad ni límites. Pues mira, él no ha de decidirlo; lo has de decidir tú. Un Dom que se jacta de sus muchos años de experiencia y trata de convencer a una sumisa primeriza o indecisa para no tener límites o palabra de seguridad, es un fantasma y un peligro público, huye de él.
  • Te dice que lo que tú digas, hagas o pienses no importa, porque él es el dominante y tú la sumisa. Menuda gilipollez, lo que tú pienses o sientas es igual de importante que lo que el Dominante piense o sienta.
  • Te dice que tiene 40 años de experiencia en el BDSM y ha tenido 3234 sumisas. Un Dom auténtico no te intentará convencer con sus años de experiencia, sino con su sensatez, honestidad y seguridad.
  • Te manipula para intentar sobrepasar tus límites. Hay lo que se llaman Soft Limits, que son límites que estás dispuesta a probar dadas ciertas circunstancias, y existen los Hard Limits, que son límites que no estás dispuesta a probar ni en pintura. Ningún Dom debería presionarte o manipularte para intentar sobrepasar tus límites duros. Jamás.
  • Pretende que le seas totalmente sumisa ya antes de conoceros. Habéis intercambiado cuatro mensajes por chat y ya está haciendo planes, dándote órdenes y diciéndote lo que te has de poner. Para el carro, eso no es normal.
  • Pretende hacerte una sesión de látigo sin saber cómo usarlo. Ante todo, cabeza. Si un Dom no tiene experiencia con el látigo y quiere aprender, te lo dirá tal cual y tú podrás decidir si darle una oportunidad o no. Si un “dom” te dice que es un experto en el manejo del látigo porque “ha visto muchos documentales al respecto” y quiere usarlo en ti, huye como de la peste.
  • Te propone ir a su apartamento o a un hotel como primera cita. Alerta roja máxima. Como primera toma de contacto, ves a tomar un café con él en un lugar público, y no te sientas obligada a hacer nada sexual ni nada de sumisión. No le debes nada a esta persona, y mucho menos tu sumisión; primero hay que conocerse y valorar si realmente vale la pena intentarlo. Un Dom entenderá esto perfectamente, y de hecho, te estará valorando a ti de la misma manera. Es mejor que las cosas fluyan sin forzarlas y sin hacer cosas raras.
  • Te niega información, escurre el bulto, o desaparece cuando le preguntas cosas importantes. Recuerda el tema de la honestidad. Tanto el Dom como la sumisa tienen derecho a tener su vida privada, pero preguntas como: ¿cuántas sumisas has tenido antes? ¿Con cuántas mantienes contacto aún? ¿Has mantenido alguna relación sin condón hace poco? ¿Consumes drogas o alcohol? Son preguntas importantes y el Dominante no debería poner objeción en contestarlas. Si miente, huye como de la peste.
  • Te habla de manera grosera. Si no has dado tu permiso para ello, te está insultando fuera de juego y no debes tolerarlo.

El Muro

Sin Comentarios
Necesitas identificarte para poder comentar

Publicar

Por GusRojas
Mar 12

Calificar

¿Te gusta esto? puntualo:
Total: (3 votos)

Archivos