es
  • Image 01

    ¡Descubre sensaciones completamente diferentes!

  • Image 02

    ¡Atrévete a cumplir tus fantasías más perversas!

  • Image 03

    ¡Encuentra a un amante que logre complacer tus deseos!

  • Image 04

    ¡Conoce los fetiches más secretos de las personas!

  • Image 05

    ¡Entra a un mundo lleno de erotismo y sensualidad!

  • Image 06

    ¡El camino al placer sólo depende de ti!

zentaiman

H
Desde que tengo memoria, tengo fetiches, al principio no entendía por que imaginaba a mi maestra de 3ro de kínder con una mascara de lycra que le cubría el rostro completo, con un collar de cuero haciendo que se marcara delicioso su rostro ... y cuando llevaba mallones todo se volvía aún mas impactante, no podía dejar de verlos, como se marcaba su cuerpo a través ves de ...

Pasaron los años y siempre que veía a una mujer con medias o mallas, hacia el esfuerzo por rozar con mis dedos la textura, claro era un niño y jamás nadie entendió lo que yo tampoco entendía, así que continué y seguía el morbo.

Más grande, como a los 7 años, hacía casas de espantos en mi residencia e invitaba a las amigas de mi hermana, las cubría completas de medias de mi madre, era algo eléctrico tenerlas enfrente completamente envueltas en ese material y obviamente erecciones, aunque en ese tiempo no entendía por que se ponía duro mi pene al ver eso, aunque también sucedía al ver mujeres en brassier o cosas así, pero de esa manera había una atracción total, después las cubría con varias capas, claro siempre cuidando su integridad, algo raro para un niño de siete años.

Los años pasaron y entre buscar en la televisión videos donde salieran mujeres enmascaradas o con medias en la cara y buscar alguna chica con quien jugar, apareció una cámara réflex en mi vida y una mujer 15 años mayor que yo, eran mis primeros años de pre-adolescencia ya me había masturbado varias veces, pero al encontrar a esta chica que era una fetichista del nylon todo tomo otro rumbo.

Jamás al masturbarme mi semen había salido con tanta fuerza como ese día, que después de pasar por Walt-mart por 15 pares de medias y mallas, la cubrí completa, ella se excitaba más, le amarre los brazos sobre la espalda, y le puse tres medias más en la cabeza, ella se retorcía de placer y yo mandaba sobre ella, ahi empezó un amor profundo por la fotografía, y el mejor regalo que la naturaleza me había dado, tener fetiches sexuales.

Noticias

  • No hay noticias