es
  • Image 01

    ¡Descubre sensaciones completamente diferentes!

  • Image 02

    ¡Atrévete a cumplir tus fantasías más perversas!

  • Image 03

    ¡Encuentra a un amante que logre complacer tus deseos!

  • Image 04

    ¡Conoce los fetiches más secretos de las personas!

  • Image 05

    ¡Entra a un mundo lleno de erotismo y sensualidad!

  • Image 06

    ¡El camino al placer sólo depende de ti!

Blogs del usuario

Salitre60 G
Muy brevemente una referencia a lo que NO es práctica D/s.                                                                 Y  no lo es,cuando se ejecuta desde la ira,la frustración,la baja estima,la debilidad,la incapacidad emocional(perfil psicológico del maltratador)                                                                                        Para éste machismo rampante,la bofetada es expresión de fuerza y poder,a menudo sumistrada con torpeza,urgencias y odio..el resultado son golpes en las orejas,en los ojos etc..lo que percibe,siente la sumisa,es vejación y maltrato.Figuras juridicas tipificadas en el código penal,pero en el limbo BDSM encuentras ésta gente una "legalidad"  a sus impresentables acciones,,una institucionalidad que ampara sus zafias prácticas,,bajo el manto protector del BDS.                                                                           El rechazo a éste maltrato por la parte sumisa,provocan en el machito,una cascada de improperios y descalificaciones hacia la victima sumisa..concluyendo con el consabido y aberrante  "No eres sumisa".             Biien,vayamos a lo que realmente si,es una práctica habitual en las relaciones Amo/sumisa.             La práctica de las bofetdas,obedece a varíos propósitos.: Como corrección y castigo a una desviacion de objetivos del Amo:Adiestramiento y Doma,crecimiento personal y sumiso.La sumisa recibe el castigo,con la firme sensación  de ser parte de la confianza y entrega para con su Dueño y Señor,sabedora,de que son acciones legitimas para su formación.  Una consecuencia distinta de ésta práctica,es cuando las bofetadas,conducen por obra del Amo,a un estadio de excitación e intenso deseo por la parte sumisa,que siente,percibe,se inunda de la posesión Dominante,del uso y pertenencia,se sentir intensamente a quien debe complacencia,a quien pertenece.                                                                                                                                     Finalmente la bofetada como instrumento emocional y sentimental.                                                  A menudo leemos relatos precisos de disciplinas y prácticas,una información detallada y de importancia,para quienes se acercan a la D/s y recaban información.                                                  Yo quiero ampliar éstas informaciones,que si bien son exactas,son asi mismas aseptic

as y frias.Cumplen una función informativa,,y ocultan la parte emocional.                                                 En ocasiones,la sumisa,percibe un cambio en la ejecución de la bofetada,un destello que presagia un intimo deseo,el brillo de sus ojos la delata,el sonrojo de sus mejillas,por accion de dolor..y álgo mas ,lo anuncia..Una bofetada imbuida de emociones y sentimientos,el gozo supremo,la bofetda que conduce al climax..es una bofetada con mensaje implicito...Es el "Te quiero del Amo".    











                                                                                                                           









Salitre60 Ayer, 07:57 · Valorar: 5
Clasara M

Deja de ser BDSM cuando tus miedos son incrementados por quien te Domina.

Deja de ser BDSM cuando hay más dudas que certezas al no ser disipadas por quien no responde tus preguntas.

Deja de ser BDSM cuando sientes abandono. 

Deja de ser BDSM cuando tu autoestima va siendo destruida por quien debería reforzarla. 

Deja de ser BDSM cuando sientes tu confianza hecha añicos por él.

Deja de ser BDSM cuando apenas tiene tiempo para ti.

Deja de ser BDSM cuando se retrocede y no avanza.

Deja de ser BDSM cuando sabes que no te es sincero y oculta cosas.

Deja de ser BDSM cuando incumple lo acordado.

Deja de ser BDSM cuando, por descuidos, terminas con problemas físicos y/o emocionales.

Cariño…Confianza…Respeto….Honestidad… Lealtad.


Tomado del Muro  de facebk de sr. HDragon Draco



*Tomado de la red. 

Clasara Ago 18 · Valorar: 5 · Tags: bdsm
Little_Darkness M
Es posible que en un principio os de miedo esta práctica o la asociéis con elementos marginales, pero no debéis preocuparos, ya que desde la comunidad internacional vinculada al BDSM, se ha hecho un especial énfasis en lo que realmente es y en las medidas de seguridad que debemos seguir para practicarlas sin preocupaciones. Ellos la denominan la SSC (Safe, Sane and Consensual)

–        Safe (Seguro). Hace hincapié en que las personas encargadas de realizarlo tengan el conocimiento necesario para realizarlo, de la misma manera que del material que se usa para el desarrollo de la misma. Es, en definitiva, la capacidad de la persona que lo practica para poder prever los riesgos.

–        Sane (Sensato). En cuanto a la capacidad de los actores implicados de saber diferenciar la realidad de la fantasía y conocer los límites de los participantes a la hora de poner límites a las prácticas realizadas.  Es necesario que los encargados de realizar el BDSM sean profesionales y no tengan el juicio alterado por el alcohol o las drogas.

–        Consensual (Consensuadas). Se trata de que tanto los profesionales como los clientes estén de acuerdo en la intensidad y márgenes de maniobra de la actividad, de la misma manera que de la posibilidad de rescindir el acuerdo en caso de que el cliente quiera.

Debido a que en una sesión de BDSM se confunden los límites de la fantasía y la realidad, era difícil conocer cuándo un cliente se quejaba de verdad y cuando era parte del rol adoptado por el mismo dentro de la práctica para su disfrute y morbo. Por eso se desarrolló un sistema para que este pudiera comunicar que quería parar la sesión o establecer un límite; una palabra clave (o un gesto en caso de no poder hablar)

Little_Darkness Ago 17 · Valorar: 5 · Comentarios: 1 · Tags: reglas #palabras de seguridad
Satiro H


Aún no hemos estado muertos pero eso no quiere decir que no nos de curiosidad saber que se siente o que no se siente.

Por eso junto con un experto en tanatología quisimos descubrir y experimentar el BDSM desde la morgue.

Antes de entrar al sarcófago es necesario que tengamos claro que es la muerte, como y cuando sucede.

¿Qué es, como y cuando sucede?

La muerte es el estado final de un desequilibrio homeostático en el cuerpo, es decir que el cuerpo no logra el equilibrio necesario para mantener funcionando los órganos y sistemas que nos mantienen con vida. Eso desde el punto de vista médico.

Hay muchas ideas al rededor de la muerte, algunos consideran que es el fin de nuestro camino en la tierra, que es el inicio de una vida en el paraíso, que es el castigo que nos merecemos por pecadores, entre muchas otras teorías que dependerán de la cultura, región, educación y creencias de cada persona.

Pero básicamente morirse es dejar de tener actividad cerebral y no tener signos vitales.

Son relativos el lugar, el horario, el día y la forma, lo único que si es seguro es que sucederá, a todos nos pasará. Pareciera que viviéramos para morir.

 

¿Placer o Enfermedad? ¿Locura o Variedad?

Literalmente se entiende por necrofilia "amor a los muertos".

Es una conducta psicológica caracterizada por el acto sexual entre vivos y muertos. Algunos autores refieren que es la obtención de placer sexual con cadáveres, generalmente por medio de la cópula con o sin mutilación subsiguiente. Otros, definen la necrofilia como el acoplamiento más o menos completo de un hombre con un cadáver de mujer más o menos fresco. Y por ultimo encontramos que la necrofilia consiste en hallar el máximo placer, cuando no el placer exclusivo, por medio de tocamientos y fogosidades con personas ya fallecidas. O sea, la necrofilia es la excitación sexual provocada por la contemplación, el contacto, la mutilación o la evocación mental de un cadáver.

De lo anterior se deriva que la necrofilia es "OCASIONAL" cuando alguien con tendencias necrófilas coincide con un cadáver que le atrae y hace lo que quiere con su cuerpo. Y es "SADICA" cuando primero mata a la víctima para copular post-mortem con el cadáver.

Si la víctima primero es asesinada y posteriormente violada, el acto en sí constituye un sadismo extremo, siendo el objeto sexual un fetiche. Si el cadáver es violado directamente eso implica que la patología es un trastorno profundo de la personalidad y frecuentemente de la percepción del mundo de parte del agresor, en quien es común que se aloje una psicosis o algún otro tipo de trastorno mental grave.

El problema recae principalmente en la necesidad de un necrófilo de tener relaciones sexuales con una persona sin vida, a partir de aquí, surgen las siguientes incógnitas: ¿Por qué no con un ser vivo? ¿Qué problemas conllevan a este tipo de comportamiento? ¿Que busca la persona que padece de Necrofilia al realizar este acto?

Existe en estas personas una tendencia a buscar empleos en las morgues o funerarias que les den una posición en que puedan practicar su parafilia sin demasiado riesgo a la exposición frente a la sociedad.

Aunque presentan escaso interés en las personas vivas, existen aquellos que pueden llegar a tener relaciones con una si ésta permanece quieta, como si estuviera muerta, aunque esto es sólo una imitación de lo que realmente les proporciona una gratificación erótica.

Las tendencias a la perversión existen en toda persona sólo que en forma latente, y no se manifiesta fácilmente - los mecanismos por medio de los cuales se hace franca, son dudosos.

De lo anterior se puede deducir que todos tenemos una parte necrófila latente o manifiesta, ya sea como individuos o como sociedad. Y prueba de ello es que de una u otra manera todas o casi todas las sociedades rinden tributo a la "Santa Muerte”. O como es el caso de la sociedad mexicana que destina un día al año para adorar a nuestros muertos.

 

Muerte + sexo + BDSM =Necrofilia

La necrofilia es el fetiche o parafilia que consiste en el gusto,  la necesidad o el deseo de tener contacto o estimulación sexual con un cadáver.

Parece terrorífico y aunque muchos dirán que es un límite para ellos, es algo que se practica y de lo cual queremos hablar un poco en este texto.

En la mayoría de los países la necrofilia es delito y se paga con cárcel ya que no es correcto profanar un cadáver.

Estaríamos mintiendo si dijéramos que es lo más normal del mundo o que es algo que se ve todos los días por la calle. La necrofilia, el scat y la zoofilia son quizás las parafilias mas rechazadas, juzgadas y a las cuales la mayoría intenta huirles. Tienen el top numero uno en la escala de limites de los bedesemeros y fetichistas.

Esto se debe a diversos factores, algunos de ellos son:

- Repulsión: la mayoría siente fastidio o asco al imaginar un cadáver.

- Temor: el temor a la muerte y a los muertos existe en la mayoría de las culturas, se teme que el muerto resucite o que nos quiera llevar con el, entre muchas otras cosas.

- Valores inculcados por la sociedad: la cultura en la que hemos crecido nos ha enseñado que solo existe una forma de amor y una forma de sexualidad y es la de hombre y mujer, las demás conjugaciones aun son criticadas duramente y no son aceptadas en la mayoría de los casos.

- Peligro: no es un secreto que es peligroso desenterrar un cadáver y abusar de el, o matar a alguien para posteriormente atacarlo sexualmente. Además de ser peligroso es un delito.

A pesar de los riesgos que conlleva y de todo lo que podría llegar a suceder, es una practica que se realiza, es una parafilia real y se vive al igual que se viven muchas otras.

¿Necrofilia sin cadáver?

Pseudo-necrofilia

A diferencia de la necrofilia real, esto es realmente legal y es como muchos lo practican.

Un miembro de la pareja permanece tranquilo, pasivo, absolutamente quieto, mientras que el otro tiene relaciones sexuales con el. Para mayor realismo, el pseudo-muerto se puede poner en agua fría durante un tiempo antes del acto, puede también maquillar su piel como lo hacen con los cadáveres en las funerarias, incluso hay quienes crean olores artificiales similares a los de un cadáver en descomposición y se bañan en ellos para darle realismo a la escena.

Momificación

La momificación es una práctica que implica el restringir el cuerpo de una persona viva, de una manera no perjudicial, envolviéndolo de pies a cabeza con materiales como papel film, film transparente, tela, vendas, tiras de goma, cinta adhesiva, vendas de yeso  o camisas de fuerza.

El resultado final es una persona completamente inmovilizada y luciendo como una momia. Pueden entonces o bien dejarse atados en un estado de privación sensorial efectiva por un período de tiempo, o ser sensualmente estimulados en su estado de esclavitud, antes de ser liberados de sus envoltorios.

Ninguna de estas dos opciones incluye un cadáver, así que si nos apegamos al término como tal, eso no seria necrofilia. Pero existen quienes defienden que no van a profanar un cadáver o que no pueden conseguir uno, entonces que así lo recrean y para ellos es real.

¿Es normal practicar necrofilia?

Si es o no normal practicar necrofilia, lluvia dorada, spanking, yoga, karate, gimnasia artística, budismo, taoísmo, canto o teatro, será algo relativo de la perspectiva de quien lo mire, actualmente somos conscientes algunos de que nadie tiene la verdad absoluta sobre las cosas, podemos considerar que aquel dicho que dice que el lobo solo será malo si escuchamos la versión de caperucita, es cierto.

Si nos sentamos en un juzgado con un hombre acusado de asesinato en frente y nos cuenta porque lo hizo, cuales fueron sus motivaciones, incluso podríamos terminar estando de su lado. Todo eso gracias a la empatía, que es la virtud de ponernos en los zapatos del otro, ver con sus ojos y pensar como pensaría el.

Hay quienes dirán que la muerte hay que respetarla, otros creerán que luego el muerto vendrá en la noche y los asustara, algunos simplemente no sentirán ningún tipo de atracción y estarán quienes tiene curiosidad pero no se atreven, con este texto lo único que se quiere es dar una vista superficial de lo que es esta practica y quizás mostrar que no es tan descabellado como parece.

Haremos una pequeña comparación:

Un cadáver es un objeto sin vida, un zapato de tacón también lo es.

Un fetichista de zapato toma su objeto (tacón), lo adora, lo besa, lo abraza, lo cuida, tiene sexo con el, le habla y lo venera.

Un necrófilo toma su objeto (cadáver) lo besa, lo abraza, lo cuida, tiene sexo con el, le habla y lo venera.

A ustedes que nos leen les preguntamos, ¿acaso no es lo mismo?

Vamos con otro ejemplo:

Hay quienes dicen que la necrofilia no es BDSM porque no existe el consenso, la entrega y la voluntad.

Según tenemos entendido cuando existe una relación Am@/esclav@ este ultimo no tiene voluntad, es posesión exclusiva de la figura dominante y será el objeto de su placer.

También esta el caso de un experto en Shibari que decida atar a una persona, ¿acaso esta practica no es BDSM solo porque ellos no tienen una relación D/s?

Hay mucha tela de donde cortar, sencillamente queremos demostrar que es una practica que merece el mismo respeto que otras, que también se puede hablar de ella y que no hay nada que temer, al fin y al cabo algún día todos estaremos muertos. ®

 

La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos.

(A.M)

 

Por: Sátiro Demencia y Paulina San Juan

Texto publicado originalmente en la revista BDSM Colombia Digital, edición No. 3

http://www.bdsmcolombiadigital.tk/

 

Satiro Ago 17
SignusNova H

La entrega de una sumisa va mucho más allá de acatar una orden , también en la forma de cuidarlo , de hacerlo sentir que pueden ser sólo uno en un mundo irreverente.


Si la sumisión solo fuera tan fácil como simplemente dar ordenes y que esas ordenes se obedezcan tal cual se ordenaron las relaciones D/s serian frías. Es mucho mas que eso. El corazón y los sentimientos se involucran. Te volverás egoísta si antes no lo fuiste. ¿Existe el amor en el BDSM? ¿Se puede tener BDSM con amor? ¿Que tanto afecta el amor a una relación D/s? Quizás lo que te gustó o te atrajo al BDSM al ponerle esos ingredientes te haga sentir conflictos. El BDSM y el amor juntos es complicado. ¿Existe el amor? ¿O es un mito?


Para mi el BDSM produce sentimientos intensos que involucran afecto y muchas sensaciones. A veces el “amor” reduce la intensidad de las sesiones, ¿Pueden las suplicas y sollozos pueden partirte el corazón…...anestesiando el sadismo???


MSN

SignusNova Ago 16 · Valorar: 5 · Comentarios: 1 · Tags: sadismo, bdsm, amor
Clasara M
75. Momificación


Con esta práctica lo que se suele buscar es una privación total de los sentidos, y una inmovilidad total. El cuerpo entero se envuelve como si fuera una momia (de ahí su nombre) y se suele colocar sobre una superficie generalmente plana. Como siempre, para evitar riesgos innecesarios, y que la experiencia sea satisfactoria, es conveniente saber qué es lo que se hace.

A la persona momificada se le priva de varios sentidos, del gusto, del tacto, del oído, de la vista, aislándolo así de estímulos exteriores. Sólo le queda el sonido de su propia respiración, lo que le hace experimentar un sentimiento de vacío en el que pierde la conciencia del tiempo y le obliga a concentrarse en todo lo que siente.

La privación sensorial (restricción total o parcial de estímulos de uno o más de los sentidos) ha sido usada en tratamientos de medicina alternativa y también como método de tortura y castigo. Por ejemplo, la terapia de flotación es un tratamiento que utiliza la privación sensorial, dentro de un tanque o sala de flotación, para actuar como alivio del dolor y la eliminación del estrés fomentando además el pensamiento “con ambos hemisferios del cerebro”. Pero si bien un período corto de privación sensorial puede relajar, la privación prolongada en el tiempo de experiencias sensoriales puede provocar ansiedad o depresión entre otros síntomas.

Una momificación, libremente aceptada, es otro asunto. Una vez asumida la impotencia de la situación, y mientras no te entre el pánico, la sensación de vacío es liberadora porque el tiempo desaparece y todo se vuelve lento y relajado; te ayuda concentrarte en tus pensamientos estando obligado a centrarte en ti mismo.

Para conseguir una mayor privación sensorial en los oídos se pueden usar tapones para anular este sentido. Los ojos, por descontado, se tapan para privar al sumiso del sentido de la vista. Para aumentar la sensación de aislamiento, los brazos y piernas se pueden envolver por separado, de esa manera ni siquiera hay roce de piel entre las piernas o entre un brazo y el cuerpo.

Se puede acordar de antemano el tiempo que va a durar la momificación. Esto es algo que depende de los participantes, de su experiencia previa, etc. En principiantes es aconsejable que la persona momificada tenga la boca libre por si necesita pedir algo o le entra el pánico.

Como momificar

Aunque hay muchas maneras de momificar, la más habitual es envolver al sumiso con plástico de envolver alimentos. La ventaja de este método es que es más sencillo y además barato. El plástico más común es totalmente transparente y permite cierta visibilidad del cuerpo del sumiso, pero también los hay de colores traslucidos. También se pueden utilizar vendajes de paño o látex unidos mediante cinta adhesiva.

Las llamadas “camas de látex” son otra forma de momificación. Son como unos sacos de látex donde se hace el vacío del aire (parecido a las bolsas de embalar alimentos al vacío) de forma que el cuerpo queda totalmente inmovilizado sin necesidad de nudos, cintas o hebillas y mediante un tubo tiene permitida la respiración.

El plástico de envolver se suele usar en combinación con cinta adhesiva. Se empieza vendando los ojos para asegurarnos que el momificado no pueda ver. Es conveniente dejar la nariz y la boca libres para una correcta respiración (sobre todo en principiantes); aunque mucha gente deja sólo la nariz libre y tapa la boca para evitar sonidos. Es muy importante comprobar bien que los orificios nasales están bien abiertos y que no hay ningún problema de respiración, así como también que los orificios nasales y la traquea no se sientan bloqueados ya que ésto puede provocar sensaciones de asfixia.

Es más fácil envolver a alguien con la ayuda de otra persona que sujete al momificado en posición vertical mientras lo envuelves, y que luego te ayude a colocarlo y ponerlo horizontal una vez has terminado. Se recomienda hablar al momificado a medida que lo envuelves para tranquilizarlo, sobre todo si es la primera vez, ya que es probable que se asuste de las sensaciones que tiene.

Aunque el proceso se haga más largo, es bueno empezar envolviendo brazos, manos, piernas y torso por separado, porque de esta manera se consigue mayor sensación de aislamiento. Además la inmovilidad aumenta porque el plástico se adhiere entre sí al estar en contacto.
Después se pasa a envolver los hombros y el torso en dirección hacia los pies.

En cuanto a los brazos hay dos maneras de colocarlos, o bien ambos brazos pegados a los laterales del cuerpo y paralelos a éste, o con los brazos cruzados sobre el pecho en forma de aspa (X). Cualquier otra posición no es aconsejable. Nunca se debe momificar a alguien, por ejemplo, con los brazos a la espalda.

Luego se envuelve la cabeza asegurándonos de que los orificios nasales quedan bien abiertos y hay una correcta respiración. También es frecuente dejar los genitales al aire para tener acceso a ellos.

Por último, el plástico de envolver puede reforzarse con cinta adhesiva (suele usarse sobre todo en rodillas o brazos).

La momificación es un proceso que requiere tiempo y hay que disfrutar del acto en sí mismo. No debe hacerse con prisa.

La vuelta a la realidad

Cuando recuperas algunos sentidos, después de haber estado privado de ellos, puede suponer necesitar un tiempo para acostumbrarse. De repente los sentidos que “despiertan” se magnifican, y es por ello que conviene darle tiempo al sumiso para que se aclimate poco a poco y la vuelta a la realidad no sea un cambio demasiado brusco.

Durante la momificación se suda mucho y es más que probable que al liberarlo del plástico el sumiso sienta frío, por eso se aconseja tener algo a mano para taparlo.

Precauciones

Tener a mano unas tijeras de punta roma por si hay que cortar rápidamente para liberar al momificado.

Es conveniente dejar la nariz y la boca libres para una correcta respiración; aunque mucha gente deja sólo la nariz libre y tapa la boca para evitar sonidos.

Comprobar que los orificios nasales están bien abiertos y que no hay ningún problema de respiración.

Si va a estar mucho tiempo momificado hay que darle agua a menudo porque se puede deshidratar fácilmente, ya que sudará mucho.

Abstenerse de momificar en días de mucho calor. Dentro del plástico se pueden alcanzar altas temperaturas.

Si el momificado entra en un estado de pánico, tranquilízalo mientras le destapas rápidamente los ojos y hazle contar lentamente del 10 al 1. Esto le hará concentrarse en los números y salir del “shock” inicial y recobrar un poco de tranquilidad mientras le liberas.

Ten a mano algo para envolverlo cuando lo liberes del plástico porque sentirá frío, y porque le ayudará a que la vuelta a la realidad sea más placentera.

Suele recomendarse no dejar envuelto al momificado (si es novato) más de 15 minutos. Ten en cuenta que el tiempo pasa muy lento mientras estás momificado. Con la experiencia cada cual irá encontrando su tiempo.

Colocar cierto tipo de acolchado (toalla o algodón) entre las rodillas y los tobillos puede evitar molestias en esta zona al momificado.

Pasiones Prohibidas ®

Clasara Ago 14 · Tags: práctica
Satiro H

Antes de proceder a determinar el significado del término manipulación que nos ocupa, queremos dejar patente cuál es el origen etimológico del mismo. En concreto, podemos exponer que emana del latín, y más exactamente del vocablo manipulus, que venía a emplearse para referirse a aquel comando militar que era “manipulado” o dirigido por un mando determinado.

 

Manipulación es la acción y efecto de manipular (operar con las manos o con un instrumento, manosear algo, intervenir con medios hábiles para distorsionar la realidad al servicio de intereses particulares).

 

La manipulación mental está asociada a la toma de control del comportamiento de un individuo o de un grupo mediante técnicas de persuasión o de la presión psicológica. El manipulador intenta eliminar el juicio crítico de la persona, distorsionando su capacidad reflexiva.

 

A través de diversas técnicas, el manipulador logra influir en las acciones, el pensamiento y las emociones del sujeto. La manipulación puede desarrollarse en cualquier tipo de ámbito y relación.

 

 Definición de manipulación - Qué es, Significado y Concepto http://definicion.de/manipulacion/#ixzz4KMbn6NXh

 

Quién no se ha topado alguna vez con un lobo con piel de cordero?

 

Esas personas que te convencen de que lo mejor para ti, casualmente es lo mejor para ellos, hasta que finalmente te encuentras haciendo cosas que realmente no deseabas hacer.

 

Esas personas que no tienen ningún reparo en pedirte que antepongas sus necesidades a las tuyas “por el bien común” o por cualquier otra estratagema.  Esas personas que después de lograr lo que querían de ti, ni siquiera se muestran agradecidos…

 

Esas personas son manipuladoras, y son muy comunes en nuestra sociedad actual. Dichos sujetos tienen grandes habilidades a la hora de distorsionar tus capacidades, haciendo que dudes de ellas y haciéndote sentir frágil o inferior. Esa distorsión les da fuerza a la hora de llevarte a su terreno y de convencerte de que no eres capaz de hacer algo o de que deberías seguir su consejo ya que a él todo se le da mejor que a ti.

 

De la misma manera, su fuerte es la explotación emocional, es decir, el manejo de tus emociones para conseguir que te sientas culpable (por algo que seguramente ni siquiera has hecho) y que por ello accedas a sus peticiones o intereses.

 

De esta y otras maneras, las personas manipuladoras logran tomar el control y beneficiarse de las víctimas que le rodean de forma consciente y deliberada.

 

¿Cómo son las personas manipuladoras?

 

Son especialistas en identificar tus debilidades

 

Todos las tenemos y son su mayor arma para herirte, ya que si flaqueas en tus convicciones, si hay algo de lo que no te sientas orgulloso, el manipulador lo encontrará y te torturará con ello, dándole mil vueltas hasta convertirlo en un proyectil en tu dirección.

 

Son implacables a la hora de alcanzar sus objetivos

 

Eso significa que pasan por encima de quien sea necesario y por supuesto,  el fin justifica los medios. Cuando trazan un plan de acción, no les tiembla el juicio para hacer o decir lo necesario, sea cruel, sádico o despiadado,  con tal de llegar a donde querían.

 

Eso si, casi ni te enterarás gracias a sus brillantes y magistrales interpretaciones, que te harán aplaudir de emoción.

 

Nunca tienen suficiente

 

Manipular es sinónimo de poder, y por lo tanto, siempre quieren tener más, llegar más lejos, conquistar más almas. Alcanzar nuevos horizontes a costa de los demás.

 

Cuando ven que sus habilidades les permiten (sin escrúpulos morales) alcanzar metas que por medios propios no podrían, se les llena el corazón de ambición y ansias de más, una adicción que les lleva inevitablemente a la eterna insatisfacción por lo logrado.

 

La sensación de control

 

La que se procuran con todo este juego, les hace sentirse superiores al resto de mortales. Ese es un licor que embriaga a la vez que encadena en la búsqueda constante de mantener o mejorar el nivel alcanzado.

 

Por otro lado, las personas que necesitan sentirse superiores, especialmente a través de pisar a los demás, reflejan un interior podrido y pobre, lleno de carencias e inseguridades que protegen con esa falsa apariencia de poder y control.

 

¿Todos los manipuladores siguen el mismo patrón?

 

Ya que el arte de la manipulación engloba multitud de actitudes y cualidades, podemos diferenciar varios subtipos de este género:

 

La pobre víctima

 

Es un clásico. La persona es una víctima del mundo. Todo le pasa a ella y los demás se aprovechan de forma perenne. Este tipo de manipuladorhace que te sientas culpable de sus desgracias y de lo injusta que es la vida con él, hasta que finalmente accedes a sus peticiones por una mezcla de pena y culpa que te embargan.

 

Después te sientes hastiado y ciertamente decepcionado porque no es lo que tú deseabas, pero de alguna manera ha conseguido convencerte con sus lágrimas de cocodrilo.

 

El eterno dependiente

 

Este manipulador juega con tu ego. Hace que te sientas muy superior, el mejor, mientras que él es poca cosa, débil e inútil, y por supuesto, incapaz de hacer cosas que tu si que puedes hacer… Ahí te ha pillado.

 

Tu compasión hacia su debilidad sumada a tu ego personal de fortaleza y capacidad te pierden, obligándote sin que te des cuenta a hacer cosas que la otra persona puede hacer, pero que no hará porque se las haces tu. Así se libra de las consecuencias que puedan tener esos actos que te incita a realizar y se evita también el esfuerzo que suponen.

 

El provocador

 

Este manipulador juega totalmente al revés. No deja de mostrar tanto su fuerza como su agresividad, de tal modo que prefieres acabar cediendo a tener que enfrentarte a él o generar una disputa. Utilizando esta baza, el manipulador siempre se lleva el gato al agua, consiguiendo “un consenso” a su favor en la inmensa mayoría de los casos, y anulando al resto en su favor.

 

Los demás, a su vez, cada vez se sienten con menos capacidad de decisión o de convocación, por lo que poco a poco acaban allanándole el camino al macho alfa dominante.

 

El interpretador

 

Este sujeto resulta mucho más enrevesado y maquiavélico, ya que extrae las palabras de tu boca, para transformarlas en otra cosa, la cual supuestamente has dicho, pero que va a perjudicarte contundentemente.

 

Con sus malas artes, al final, acabarás sintiendo remordimientos por haber presuntamente dicho algo inapropiado o por haber herido a alguien con esos imaginados comentarios. También así, modificando levemente tus dichos, haciéndoselos llegar a la persona idónea y tergiversando ligeramente la perspectiva e intencionalidad del contenido, siendo el malo, sin haber tenido siquiera un papel en la función. ¡Bravísimo!

 

El desprestigiador

 

Este individuo se siente simplemente perfecto. Una deidad en estado puro. Cada vez que hagas un comentario que pueda aprovechar, va a hacer notar que te has equivocado, va a resaltar cuando se le de oportunidad tus defectos y va aridiculizarte con sus ácidos comentarios hacia tus particularidades. Son los jueces del mundo y si estás en su punto de mira, cierran la sesión a golpe de mazo, sin posibilidad de réplica o defensa.

 

¿Cómo defendernos de las personas manipuladoras?

 

Primero: Hacernos conscientes

 

El primer paso es hacernos conscientes de que nos están manipulando. Existen unos derechos que son inviolables entre los que se encuentran:

 

            -Derecho a ser tratado con respeto.

 

            -Derecho a expresar tus sentimientos, opiniones e ideas.

 

            -Derecho a establecer tus propias prioridades.

 

            -Derecho a decir NO sin sentirte culpable.

 

            -Derecho a defenderte de las agresiones externas, sean físicas o emocionales.

 

Si sientes que cuando te relacionas con algunas personas, no puedes ejercer estos derechos, plantéate que puedes estar siendo manipulado.

 

Segundo: Mantener la distancia

 

Aprende a mantener la distancia (emocional) de seguridad. Igual que en la carretera, si estás cerca de personas que puedan dar “frenazos o volantazos” de forma brusca e inesperada y lastimarte con ello, simplemente retrocede y mantente en una distancia adecuada que evite su aproximación estratégica. Nadie puede herirte sin tu consentimiento.

 

Tercero: No eres culpable

 

Si te respondes NO a alguna de las preguntas antes citadas, plantéate que es posible que la víctima no sea el otro sino que seas tú. De la misma manera no puedes tener la culpa de todo lo que pasa a tu alrededor así que si eso empieza a pasar, averigua qué es lo que está pasando.

 

Cuarto: Preguntas clave

 

Hacer una serie de preguntas clave a tiempo puede salvarte de un manipulador:

 

– ¿Crees que lo que me pides es razonable o mínimamente justo?

 

– Según tu… ¿qué tendría que responder?

 

– ¿Me lo estás pidiendo o solo me lo estás comentado?

 

Preguntas de esta índole harán plantearse al manipulador que su plan ha sido descubierto y por lo tanto, es posible que busque a otra víctima más sensible a sus encantos.

 

Quinto: Tomarse el tiempo necesario

 

Tómate tu tiempo para responder a sus demandas. Ellos suelen jugar con la presión para obtener respuestas inmediatas. No te permiten pensar y la presión hace que finalmente cedas a sus peticiones. Solo hay prisa para amar, para el resto, tómate tu tiempo.

 

Sexto: Ser firme

 

Se firme en tus afirmaciones. Son grandes expertos en la lectura de tu comunicación no verbal, por lo que si titubeas o vacilas, lo notarán, aumentando sus esfuerzos a la espera de tu caída.

 

Así que ya lo sabes, si te encuentras con uno de estos perversos delincuentes de almas y logras reconocerlo, no dudes en utilizar todas las armas de las que ahora SI dispones para reducirlo a  un mero  y vulgar chorizo en paro.®

 

Sátiro Demencia

Satiro Ago 13 · Valorar: 5 · Comentarios: 2
EROSRAVZLA H

UNAS PEQUEÑAS  IDEAS  SOBRE  EL  B D S M.

P o r: T X I R I A

Quiero escribir estas líneas por una sensación que tengo de que cada vez desvirtuamos más lo que es y lo que deja de ser el BDSM.

En este sentido, veo que cada vez está más extendida la frase “dentro del BDSM cabe todo”; y Yo he de decir que “dentro del BDSM cabe todo; pero… todo lo que sea BDSM”.

No sé si estáis mayoritariamente de acuerdo conmigo pero creo, por lo que he hablado con más de una persona, que muchos sí que consideráis que nos estamos viendo envueltos en una situación que no nos convence en absoluto. Es por ello, que he decidido reflexionar un poco sobre este tema e intentar presentar unas definiciones que puedan ser discutidas y pensadas con el fin de que sepamos a que nos referimos al hablar del BDSM y de sus practicantes.

Entonces volvamos un poco a la base, y preguntémonos que es lo que consideramos BDSM y que es  lo que no lo es; vayamos a la definición de las cosas, a ver si lo que estamos llamando BDSM  lo es o no lo es; recurramos a definir lo que es cada una de las prácticas y formas de vida y cada uno de los practicantes del BDSM, lo que es un spanker (azotaina), un bondager, un hard-corer, un masoquista, un sádico, un Dominante, un sumiso, etc… con el fin de saber en qué punto nos situamos cada uno de nosotros.

Sé que las definiciones están mal vistas pues representan el hecho de que, de alguna forma, coartamos a las personas en su libre aceptación de sí mismos, pero debemos considerar que las etiquetas no deben servir más que para identificarnos y evitar confusiones; para que si Yo digo que soy Ingeniero, esto represente que estoy habilitado para hacer informes, para enfrentarme a situaciones técnicas determinadas o, incluso, para generar y firmar proyectos.

De la misma forma, debemos aceptar que si una persona se autodenomina como sumisa o como Dominante deberá representar con ello unas características mínimas que correspondan a su sentir. Es en este sentido en el que las etiquetas en vez de coartar nuestra libertad la enriquecen y la mejoran; en el sentido de que cada uno seamos lo que decimos ser y que, además, entendamos lo que decimos ser de una forma y manera generalmente aceptada.

Dicho todo esto, quiero dejar claro que Mi intención es traer a estos “Cuadernos BDSM” una serie de reflexiones personales que espero nos ayuden a profundizar sobre lo que somos o dejamos de ser cada uno de nosotros. Dentro de estas reflexiones incluiré definiciones haciendo, desde este mismo momento, la salvedad de que no son excluyentes y de que una persona puede ser abarcada por varios conceptos de forma simultánea.

Voy a empezar por intentar acotar el campo más amplio de las situaciones que es el que engloba el acrónimo BDSM para, en artículos posteriores, desarrollar lo que es y representa cada una de las prácticas incluidas para finalizar con un conjunto de definiciones de los roles asumidos que, espero, clarifiquen las cosas ayudando a dignificarlas y que una persona pueda decir con orgullo “soy un Dominante sádico que Me gusta el bondage” o “soy una persona sumisa que sólo lo soy en el aspecto de la cama” pero evitando que se confunda la entrega en el tálamo con la entrega vital.

Por lo tanto, empiezo Mi presentación con esta pregunta:

¿Qué es el BDSM?

Si seguimos el artículo sobre este tema que publica la Wikipedia veremos que nos dice:

BDSM es la denominación usualmente empleada para designar una serie de prácticas y aficiones sexuales relacionadas entre sí y vinculadas a lo que se denomina sexualidad extrema convencional.

El término se emplea a menudo, de forma equivocada, como sinónimo de sadomasoquismo. En realidad, es una sigla que da nombre a lo que hoy en día es considerado como una subcultura específica entre sus practicantes. El BDSM se halla estrechamente asociado con la subcultura leather. El acrónimo está formado por las iniciales de algunas de dichas prácticas:

  Bondage (Amarres y sujeción): B

· Disciplina y Dominación: D

· Sumisión y Sadismo: S

· Masoquismo: M”

Desde Mi punto de vista (tan criticable como el de cualquier otro) esta es una definición que está muy bien para cualquiera que, de nuevas, se acerque a nuestro mundo, aunque se olvide de uno de los supuestos que Yo siempre he leído asociado a la letra S que es el spanking o azotaina. Sin embargo, Yo defino el BDSM como algo que puede transcender de la sexualidad para afectar a toda nuestra forma de vida y que, por lo tanto, constituye un estilo de vida propio y personal de aquellas personas que lo llevamos a la práctica.

Así mismo, doy gran importancia, y quiero resaltarlo, al hecho de que defina que el acrónimo representa las iniciales de “algunas de sus prácticas” indicando de que es el resultado de una serie de definiciones que son parte de lo que podemos llevar a cabo pero que no abarcan todas las posibilidades existentes.

Decía en el primer párrafo de esta definición que “Yo defino el BDSM como algo que puede transcender de la sexualidad para afectar a toda nuestra forma de vida”. Es, sinembargo, evidente que los practicantes del BDSM, podemos optar (y Yo de hecho heoptado a lo largo de Mi vida por varias formas de practicarlo) por mantener relacionesestables y permanentes, relaciones esporádicas con las mismas personas, encuentrosocasionales con personas en un punto dado, centrarnos en la parte sexual de la práctica,centrarnos en cada uno de los aspectos de las prácticas o un largo etcétera.

Pero hagamos lo que hagamos para convertirnos en practicantes de BDSM deberemos aceptar que el BDSM es una actividad personal que llena profundamente nuestro ser y que llevamos a cabo de forma frecuente (no esporádica, al menos); estando incluida en la misma, como mínimo, una de las siguientes prácticas:

·  La atadura: (bondage, shibari, suspensiones con cuerdas, atado con cadenas, momificaciones y un largo etcétera de prácticas relacionadas).

·  La disciplina:(incluyendo la vara, los castigos en posiciones dolorosas o humillantes, los castigos dolorosos, el control de horarios y actividades -caso del fumar, comer, beber, etc.-, control del gasto, control de la forma de vestir y todas aquellas prácticas relacionadas con la disciplina individual que deseemos, control de los orgasmos, etc.).

·  La Dominación y su complemento de la sumisión (consistente en la actividad que hace que la persona Dominante guíe, eduque y dirija la actividad de la persona sumisa en cualquiera de los aspectos vitales dentro de los límites y limitaciones de esta segunda durante el periodo definido de mutuo acuerdo, pudiendo llegar a ser el mismo de duración indefinida. El tipo de actividades en las que la persona sumisa somete su voluntad podrá ser, así mismo, definida; por ejemplo, en el vestir, en el trato sexual, en el servicio privado o público, la forma de expresarse, etc.)

·  La azotaina o spanking: (consistente en el disfrute derivado de azotar tanto con la mano como con diversos instrumentos a la otra persona; tengo que indicar desde ya que muchos de los practicantes de esta técnica de forma exclusiva suelen intercambiarse los papeles siendo azotados o azotando a la otra persona de forma alternativa).

·  El sadismo y su complemento el masoquismo: (que es la obtención del placer a partir de la aplicación de dolor a la otra persona o de recibir ese dolor aplicado convirtiéndolo en placer).

·  El resto de prácticas relacionadas como el medical, la cera, las pinzas, la humillación pública o privada, el uso de sustancias urticantes, la utilización del vacío, la tortura eléctrica, etc… que son complementarias con las anteriores, reforzándolas. Es decir, prácticas que, de una u otra forma, se incluyen dentro de los apartados anteriores reforzándolos y haciendo que la gama de actuaciones a llevar a cabo pueda ser casi infinita.

Puede ser que alguien se pregunte cómo se complementa todo esto y Yo le contestaré que, al fin y a la postre, el medical, la cera, las pinzas, la humillación, etc. no son más que formas y maneras de demostrar la entrega o de la obtención del placer por medio del dolor o de generar una situación de disciplina o complementarias a un bondage.

Debo insistir en una de las ideas expuesta al inicio y es que, estas prácticas, no son excluyentes entre sí y que siempre se pueden practicar más de una de ellas a lo largo del desarrollo de la actividad dada.

También debo de insistir en que, la utilización de estas prácticas y técnicas, tiene como objetivo la obtención del placer y de la plenitud personal quedando excluida del BDSM toda tendencia enfermiza que genere daño tanto al que aplica una de estas técnicas como al que la recibe o sufre. Considero que tampoco deberíamos incluir en el BDSM la realización de prácticas de forma ocasional o tendente sólo a tener una explosión de placer en un momento dado sin que ello afecte a nuestro sentimiento de plenitud personal.

La razón de evitar incluir la realización de forma ocasional viene dada por el hecho de que algo que se realiza con esa falta de frecuencia no responde a un sentimiento de que la actividad vital se llevará por un camino dado sino que es como el que, sin haber bebido, brinda una vez con champán francés o como el que practica paracaidismo o puenting pero… lo ha llevado a cabo dos veces a lo largo de su vida.

Es evidente que esta última persona habrá tenido un gran subidón de adrenalina en el momento de llevarlo a cabo pero creo que nadie consideraremos que esta persona es un paracaidista sino que diremos algo así como “que valiente es haciendo este salto” o “mira lo bien que se lo ha pasado en este momento” pero sin considerarlo alguien cuya profesión o afición es el “paracaidismo”.

Para hacerlo, para considerarlo como tal, tendrá que tener una disciplina tendente a llevar a cabo el paracaidismo tanto desde el aspecto físico como desde el emocional. Un entrenamiento, una práctica continuada que mida y controle los riesgos asumidos y asumibles; un conocimiento de sí mismo y, en lo posible, de la persona o personas con las que va a saltar. Pues bien, este mismo esquema es perfectamente aplicable al BDSM pues, en Mi opinión, también nosotros debemos tener en cuenta todos estos factores.

No creo que podamos considerar practicante de BDSM a una persona que tiene una vez cada año o año y medio una noche o una tarde loca de pasión y placer, mientras que en el resto de su vida se dedica a arrinconarlo y/o obviarlo; que no se preocupa ni de conocerse ni de saber el motivo por el que lo hace más allá del placer encontrado de forma puntual; más aún, que no se preocupa de hablar y conocer a la persona o personas con las que lleva a la práctica estos hechos, no vaya a ser que se den implicaciones emocionales.

Creo que queda claro que esta realización debe ser algo que llene nuestro ser y haga que nos sintamos realizados. Para que esto sea factible debemos entender que las personas que lo practicamos deberíamos tender a hacerlo de una forma y manera que sea libre y consecuente, conociéndonos a nosotros mismos (aunque sigamos descubriéndonos día a día) y dispuestos a aceptar la libertad de los demás.

Por lo tanto, para Mí, el BDSM consiste en la realización de una serie de actividades y prácticas de tipo extremo tendentes tanto al disfrute de los que las llevan a cabo (tanto desde el punto de vista sexual como sensorial y psicológico) como a la realización personal, pudiendo llegar a convertirse, como consecuencia de esta realización, en un estilo de vida.

Dentro de esta denominación podemos observar a un gran número de personas integrantes que iré definiendo, en otros artículos, en función de la práctica principal que lleven a cabo.

Deseo dejar claro que, desde Mi punto de vista, todas las prácticas realizadas son respetables siempre que se cuide del equilibrio y la integridad tanto física como psíquica y emocional de las personas que las llevan a cabo.

T x i r i a

EROSRAVZLA Ago 13 · Comentarios: 3
Clasara M
En mi vida era una sumisa y ni sabía que existía serlo ni que yo lo era. Mis relaciones vainilla nunca llenaron mi ser completamente, siempre faltaba algo, necesitaba mas. Mas fuerza  mas dominio, mas .. No sabia exactamente que pero si que no me llenaban.  Hoy en retrospectiva se lo que era. 

Entiendase que conoci el bdsm gracias a 50 sombras de grey o sea antes ni si quiera sabia que existia.  Me fui interesando a partir de esta pelicula (para algunos mala pelicula, en fin a mi me guio a lo que soy hoy a lo que me gusta a lo que siento y me nace sentir, ver y vivir)  pero bueno, pase de verla a leer libros de forma erótica, luego a sentir lo que las protagonistas sentían pero queria saber mas  entrar mas en este mundo maravilloso. Pero pensaba eso no podra ser no existen un grupo BDSM que sea real (eso pensaba )  que no me vaya a salir un degenerado, violador  falso etc. Siempre pense que no encontraria personas con mi afinidad, que era la unica que no sentia que una relacion vainilla la llenara por completo, hasta que un dia de junio despues de un suceso personal (que sucedio en mayo), me decidí  por fin entrar a una página BDSM. Lohice, primero en otra pagina (a la cual nunca entre) y luego en esta. Asi entre mas con miedo, ingenuidad, sin conocimiento sólido o por lo menos una base, muy escéptica e incredula de encontrar personas reales que viviera, transpiraran y practicarán el BDSM, yo quería, quiero y seguire aprendiendo de este mundo.
 Ha sido un viaje interesante, he leído temas mas de bdsm, que me ayudan mas a entender esto, a encontrar la sumi que soy, el Dom que quiero, el respeto y protocolo que lleva este mundo, y lo que quiero seguir leyendo y aprendiendo no quiero quedarme estatica, debo seguir aprendiendo. MUy agradecida con las personas tantos Dom/sum que han sido parte de mi viaje hasta el momento,  que con sus valiosos aportes  experiencias y orientaciónes han dejado ss granito de arena. Se que tengo buenos ejemplos, personas a las que puedo llamar amig@s quienes se que me instruirán, acompañaran y aconsejarán en cualquier duda que les exprese. MUCHAS GRACIAS. 
Estoy en este viaje quiero seguir avanzando, conociendo, explorando. Hoy tengo mas fuerza, conocimiento y bases que ayer. 
Esta es mi vision al dia de hoy. 

Clasara Ago 12 · Valorar: 5 · Comentarios: 9 · Tags: historiabdsmclasara
Mister_H H

Hace un tiempo una amistad me pregunto por qué tanto alboroto con los seudoamos y el tema del New Guard en el BDSM. Específicamente cual era el problema en sí. Ya que esta persona no conoce mucho del tema de BDSM, le explique usando una alegoría. Una fiesta. 


Imagina que un día alguien decide organizar una fiesta en una mansión. Una fiesta que parece de película. Una fiesta pensada para gente que disfruta de buena comida, de buena vista, de música celestial, de ver obras de arte, de disfrutar de una charla amena y de bailar con sus parejas toda la noche. En un ambiente de armonía y respeto.


Primeramente, llega el dueño de la casa, con sus amigos más cercanos y organizadores. Todos ya se conocen de algún lado y han tenido otras fiestas, así que se saludan como viejos amigos. Son pocos, pero no es su primer rodeo. Llegan con bebidas, con comida, regalos y música para el evento. Arman la fiesta y organizan todo. Estos son los amos y sumisas veteranos, los que tienen años de experiencia y además deciden organizarse en una comunidad. Su meta es hacer crecer el BDSM en sus países y que más gente participe de ese estilo de vida


Pero el dueño de la casa comete un error tonto: Decide que ya que la fiesta es para sus amigos y gente que le gusta el BDSM no ocupa seguridad alguna. No hay nadie en la puerta ni nadie cuidando de la casa.  Asume que como los invitaos son sus amigos o amigos de sus amigos no pasara nada. En un club o similar, seria la gente de seguridad, en un sitio virtual, seria un moderador con poder real para moderar.

De segundo, llegan los invitados al lugar, así como la gente que los acompaña a ellos. Entran, saludan cordialmente y disfrutan del lugar. Reconocen algunas caras conocidas otras no, pero en general todos ya tienen una idea de qué tipo de fiesta es y cómo comportarse. Piden bebidas, bailan y charlan entre ellos, con moderación y educadamente. No son muchísimos, pero están para disfrutar de la fiesta y aportar a ella. Algunos incluso llevan comida o bebida para dejar en la casa y que coman otros. Otros no sabían o no llevaron nada, pero igual están conversando con todos y pasando genial. Estos son amas y sumisas que ya tienen algún nivel de experiencia y están enfocados en llegar a la fiesta en paz, en crear una relación BDSM y disfrutar de la casa, que sin ser de ellos, la respetan y tratan de no dañar.


Seguidamente pasa un sujeto al frente de la casa y nota la fiesta. Se acerca con cautela, pero cuando ve no hay portero, entra a la casa. Luego pasa lo mismo con otros más. Todos ya dentro de la casa ven por todo lado, tratan de acoplarse a la fiesta. Ven a los invitados y hasta conversan con varios. Algunos dicen que son conocidos de alguien, o actúan como invitados por pena o para no llamar mucho la atención, incluso unos pocos con agallas dicen la verdad. Todos empiezan a conversaras con los organizadores de la fiesta y los invitados, algunos deciden quedarse, otros irse, pero en general todos toman alguna bebida, comen algo y tratan de llevar la fiesta en paz. Estos son los curiosos, la gente que no tiene experiencia pero les llama aprender del BDSM, de lograr algo, así que disfrutan de lo que la fiesta les aporta, pero respetan la casa porque esperan ser invitados a la siguientes fiestas.


Luego viene el cuarto grupo, uno de los sujetos que entro curioseando antes, sale, y decide contarles a algunos amigos. Alguien más desde la calle nota la fiesta y le avisa a otros amigos. Unos dicen que no les interesa, otros que están ocupados, pero algunos que son fiesteros solo les importa que hay bebidas y comida gratis. Así que llegan al lugar. Desde que entran a la casa, llegan con actitud de que son los dueños del lugar, piden bebidas, comen y repiten de la comida, le dicen a quién sea les hable que su casa es más grande, que la fiesta no esta buena, que le falta más música, más comida, más emoción. Pide reguetón al DJ y empieza a bailar. Pero nota que la mayoría de invitados, los organizadores e incluso algunos de los curiosos se le quedan viendo mientras comentan en silencio algo con expresión de “y este bicho raro de donde salió?”. Estos son los pseudoamos y gente que no le interesa el BDSM sino lo que pueden obtener de el, la gente que llega vendiéndose como la gran cosa, pero en realidad suelen ser fracasados que no saben que es tener una relación vainilla por mas de 2 meses.


Uno pensaría que este el último grupo que entra en la fiesta. Y así seria si el dueño de la fiesta le importara quien entra y quién no. Él no quería nadie en la puerta, nadie cuidando, así que lo que pasa afuera no es de su interés. Mientras escuche música y gente no le interesa mucho qué tipo de fiesta sea. Esto es básicamente es cualquier dueño, administrador o lo que sea, que primero organiza algo relacionado con BDSM y luego deja de importante mantener una filosofía, un protocolo, un estilo de vida. Ya no se trata de que se celebra en la fiesta, se trata solo de llenar la casa de gente, no importa mucho lo demás mientras la casa no termine en llamas.


En este momento, el sujeto que llego como legitimo paracaidista a la fiesta y busco imponer su estilo disruptivo, tiene una gran idea: Yo si se cómo llevar esta fiesta, el resto de gente aquí son los anticuados y gente idiota que no sabe disfrutar. Así que llama a todos sus amigos, todos y cada uno legítimos animales de fiesta. Así que llegan al poco tiempo buses cargados de personas. Todos gritando y haciendo alboroto. Vestidos como si la fiesta fuera en fraternidad universitaria, con actitudes de maleantes y vividores. Entran a la casa y ni saludan, solo van a buscar a su super amigaso que los invito. Llegan a la barra del bar y exigen bebidas. Piden comida y hasta piden les empaquen para llevar a la casa. El que los invito, además, empieza a pavonearse diciendo esta es SU fiesta, así que le dice al DJ y al bartender “No sabe quién soy yo? Yo soy la fiesta aquí”, y les ordena botar la música que otros llevaron, a poner solo reguetón y a sacar el mejor licor de la casa, porque, según él, eso es lo mínimo que se merecen. Aquí es cuando inicia el caos…

En este momento los invitados y los curiosos ya no son la mayoría, ahora has mas o menos una misma cantidad de personas de ambos grupos. Muchos de los invitados ya no le interesa esta fiesta y se van, otros se quieren ir pero algún patán evita se largue si se van con sus parejas y otros simplemente no saben qué hacer, así que esperan a ver qué pasa o deciden irse a un rincón y seguir su fiesta allí. Todos inundan la pista de baile e inicie un perreo intenso con cada chica del lugar. Algunas se dejan engañar y se van a los cuartos de la casa con los que parecían eran muy divertidos. Pero luego de un rato se les ve molestas o llorando buscando la salida de la casa, porque una vez entraron al cuarto con ese sujeto la fiesta se acabó. Aquí es cuando las sumisas no saben distinguir ya entre un amo y un pseudoamo, porque el ambiente es tan caótico que hay demasiado ruido para escuchar nada y la gran mayoría le dice lo mismo, ya que la mayoría solo llego a saquear la fiesta no a disfrutarla. Es cuando inicia el éxodo de sumisas de la casa.. poco a poco.


Algunos de los que sí fueron invitados o los organizadores ya dejan de estar solo de observadores y deciden ser proactivos y defender la casa y la fiesta, así que tratan de poner orden. Pero en este momento, ya el grupo que entro antes llamo a sus otros amigos, asi que hay 1000 bestias destruyendo la casa y solo un puñado de gente tratando de pararlas. Para este momento los invitados ya son una clara minoría, y son empujados a una esquina. Ya no es un tema de ética o filosofía, es un tema de Números absolutos. La mayoría tiende a ganar en un enfrentamiento directo. A algunos de los que tratan de parar el desmadre los amenazan y a otros lo hacen se larguen de la fiesta. Así que cada vez hay menos gente tratando de poner orden y más gente imponiendo la anarquía, asi que cada vez menos gente lo intenta. Estos son los llamados líderes del New Guard. Gente que busca que el modelo de BDSM tradicional (Old Guard), donde el respeto, la transparencia y la creación de una relación amo-sumisa se convierta en una de violencia, imposición y ordenes absolutas. En esencia promover un estilo donde las sumisas sean esclavas sexuales al servicio de “amos”, pero venderlo como el verdadero BDSM.


Cuando ya el ambiente está en su máximo apogeo de caos y cero reglas, entonces aparece en escena un nuevo colado a la fiesta. Este se parece a los invitados originales, actúa como ellos, se viste como ellos, habla como ellos, pero su manera de pensar es más parecida a los hooligans que entraron antes. Este no busca convencer a ninguna chica, busca forzarlas. Se mete en a la pista de baile y escoge una presa, la guía para que quede sola y cuando nadie pone atención se la lleva a la fuerza a un cuarto y solo se escuchan golpes y luego silencio. En este momento ya entro a la casa un depredador sexual. La chica no se sabe si se largó después o no, ya que en la vida va poner pie en una fiesta de nuevo y hasta miedo tiene de comentarlo porque la mayoría de hooligans solo dirán “usted se lo busco por puta y no venirse conmigo”, o alguna otra cosa que desanima pueda denunciarlo apropiadamente.


Para cuando termina la fiesta, la casa queda hecha un asco. No hay licor, no hay comida. Solo queda vomito por todo lado, condones usados en cada habitación y restos de cocaína y colillas de cigarrillos por doquier. Con algo de suerte no hay algún cuerpo sin vida en alguna esquina. El dueño de la casa sale de su cuarto al fin, donde estuvo casi toda la fiesta, y ve este total caos y destrucción y pregunta que paso… en ese momento un sujeto con la ropa medio rota, cara cansada y bastante molesto le dice: Que esperaba pasara? Usted organizo esta fiesta, invito a la gente indicada, puso la casa, puso la comida y bebida, y nos hizo creer la casa era segura para hacer la fiesta…. pero fue el primero en irse del lugar y no poner seguridad en la puerta… el que debía poner orden, el que debía llamar a la policía y el que debía decir ESTA ES MI CASA Y AQUÍ SE RESPETA, pero no lo hizo… por más que sus invitados llamaron a su puerta usted solo dijo, “tranquilos. nada pasa, al final fiesta es fiesta!!!”. Aqui es cuando se traiciona el BDSM por lo comercial.


Esta fiesta es NUESTA FIESTA y esa casa es este sitio en internet, el club, el munch, el evento, el taller de BDSM o lo que sea pertenezcan o asistan buscando aprender de este estilo de vida. Es la comunidad a la que quieren formar parte y hacer crecer. Cuando el único interés es el de que más gente llegue a la fiesta, pero no lo que pasa en ella ni cómo afecta al resto, en algún momento los invitados se largan, el caos impera, las sumisas emigran en éxodo y la casa termina en ruinas. No es ser pesimista, es el desarrollo natural de cualquier actividad cuando se prostituye y se degenera su propósitos y fines a ojos de los que si conocen y practican lo genuino.Es el efecto de la copia barata, como cuando dos restaurantes se llaman igual, tienen un diseño casi idéntico, pero en uno se come bien en el otro no, salvo alguien sepa esto, si prueba el malo pensara el otro también lo es. Paga el bueno por el malo.


Mi amistad escucho todo esto y solo dijo una cosa con cara de asombro: “Yo creo soy uno de los Hooligans que mencionas… mejor aprendo para no cagarla”. Ojala alguno que lea esto le sirve de algo como a mi amigo.

Páginas: 1 2 3 4 5 ... » »»